Evitemos accidentes

0

Creatas/thinkstock

Todos los días, millones de personas se levantan temprano para asistir a su trabajo. El ritmo frenético que implica salir de casa y el sinfín de pendientes que a menudo se amontonan llegando a la empresa provoca en ocasiones que mucha gente se olvide de lo primordial: Proteger su vida en el área de trabajo.
Sobre este asunto, la Organización Internacional del Trabajo revela que en el mundo entero ocurren cada año 270 millones de accidentes laborales. Como empleado, participar de una forma más activa y responsable en la salvaguarda de la vida, ayudará a reducir estas cifras. Pero, además de ese cambio de actitud, ¿cuáles son las precauciones que deben cumplirse?

Medidas de seguridad que salvan vidas

El doctor Rodolfo Nava Hernández, coordinador de Salud en el Trabajo de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México, UNAM, asegura que en principio, todos los accidentes se pueden evitar siguiendo medidas de prevención. Hace énfasis sobre la importancia de que el patrón informe al trabajador sobre los factores de riesgo y los daños a la salud a los que está expuesto en el lugar de trabajo.
Además, sugiere el uso de equipo de protección personal como casco, guantes, uniformes, gafas contra impactos, cinturón de seguridad o botas con punta de acero.
No importa cuál sea el rubro de la compañía o el establecimiento, siempre es importante que cuente con la señalización que prevenga e informe sobre qué hacer en caso de incendio, temblor o inundación.

El especialista comparte algunas valiosas recomendaciones:

• Conservar en buen estado los pisos, escaleras y barandales.
• Mantener pintados e iluminados adecuadamente los pasillos de circulación.
• Verificar que se cuente con un equipo contra incendio específico, y de acuerdo al tipo de materiales y sustancias que están en ese lugar.
• Cumplir con el mantenimiento preventivo de maquinaria, instalaciones y equipos.
Si además de seguir estas pautas cumplimos con el funcionamiento obligatorio de la Comisión de Seguridad e Higiene de las Empresas, estaremos disminuyendo el grado de vulnerabilidad de todas las personas que ahí trabajan.
El doctor Nava Hernández explica que en materia de seguridad siempre hay riesgos que se pueden mitigar y comenta: “Hay ciertas zonas al aire libre que cuando llueve resultan muy resbalosas. En este caso, sería conveniente poner escalones y pisos antiderrapantes para evitar que la gente patine o incluso, sufra una caída”.

Informarse es responsabilidad de todos

María Isabel Noriega Sosa, subdirectora de Programas de la Dirección General de Prevención de la Secretaría de Protección Civil del Distrito Federal, resalta la obligación de contar con un Programa Interno de Protección Civil, que se cumpla al cien por ciento en el inmueble donde se trabaja. “Este programa no tiene que ser visto como un trámite, ni como un documento olvidado en un anaquel. Tanto la línea de mando como todos los que ahí trabajan, deben ver que existe e interesarse por conocerlo”, afirma la especialista y agrega: “Estamos atrapados por mil cosas triviales en la cotidianeidad, y de lo importante a veces no tomamos conciencia.”

Para finalizar, María Isabel Noriega expone que la prevención de riesgos en el ámbito laboral es responsabilidad de todos, por lo que en la medida que todos los empleados estén involucrados, más fácil será lograr un ambiente seguro: “Una recomendación es que en el sitio de trabajo exista una tarjeta de información personal muy práctica que incluya datos como: tipo de sangre, alergia a medicamentos, enfermedades que se padecen y teléfonos de familiares en caso de que se presente una situación de emergencia”.

Prevenir es siempre mejor que lamentar, y en nuestras manos está la decisión de evitar accidentes que ocasionen desde lesiones leves, hasta discapacidad o pérdida de la vida. Impedir situaciones de este tipo no es sólo un asunto de responsabilidad, también es de amor hacia la vida.

Tambien te puede interesar