Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Exfoliación, la mejor amiga de tu piel

Pixland/ThinkstockSe habla mucho sobre la hidratación de la piel, pero los beneficios de la exfoliación siguen siendo hasta cierto punto desconocidos. ¿Por qué conviene exfoliar la piel? ¿Cómo y qué tan seguido debemos hacerlo? ¿Son mejores los productos comerciales o los caseros? Te invitamos a conocer las respuestas.

Por qué te conviene
La piel no nace en la superficie. Las células nuevas se crean en la capa más profunda de la piel y poco a poco “suben”, conforme las células superficiales mueren y caen. De hecho, el polvo que ves en tu casa está formado, en parte, por células muertas de piel.

Conforme crecemos, este proceso natural de exfoliación se vuelve más lento. Esto provoca que las células nuevas estén cubiertas por células muertas que no se han caído. Y aquí se encuentran las razones principales por las cuales te conviene exfoliarte: las células muertas no sólo le dan una apariencia grisácea y reseca a tu piel, sino que impiden la absorción correcta de los tratamientos que le apliques, desde tu crema hidratante hasta algún producto antiarrugas. Incluso, no exfoliarse antes de salir de vacaciones hará que el increíble bronceado que adquieras te dure menos tiempo.

Cómo exfoliarte

Básicamente, haces una exfoliación muy sencilla y suave cada vez que te bañas y frotas tu piel con una esponja o con una toalla. Con el tiempo, esto deja de ser suficiente, a excepción del área de tus labios. Como esta piel no genera aceites, es mucho más delicada y frágil. Para exfoliarla, basta con frotarla con una toalla muy suave.

La mayoría de los expertos recomiendan que exfolies tanto rostro como cuerpo una vez por semana. La única excepción son las pieles muy secas, que deben hacerlo dos veces por semana, sobre todo durante el invierno. Si tu piel es grasa, cuida de no exfoliarte muy seguido, pues la dermis percibirá que está perdiendo aceites y aumentará la producción de los mismos.

Para comenzar con esta rutina, es importante que primero prepares la zona con un cepillo de cerdas naturales. Con movimientos suaves, comienza por la punta de los dedos hacia los hombros; para las piernas, de los pies a los muslos, y en el torso con trazos circulares. Esto además te ayudará a mejorar la circulación.

Después, moja la zona a exfoliar, aplica el tratamiento con movimientos delicados para no irritar tu piel y retira. Al final, date un regaderazo con agua fría o en el caso del rostro, usa hielos, con la finalidad de cerrar los poros.

Pixland/ThinkstockEn casa

En todas las recetas de exfoliantes caseros encontrarás alguno de estos ingredientes: avena triturada, azúcar, sal y miel. El ingrediente principal determinará en qué área de tu cuerpo puedes aplicarla.

En general, la avena es mucho más suave, por lo que es perfecta para exfoliar tu cara. En cambio, la sal y el azúcar son mucho más ásperos, están recomendados para el cuerpo y de preferencia no deben usarse en el rostro. En cuanto a la miel, además de ser un ingrediente sumamente nutritivo, ayudará a adherir la mezcla que prepares, sin embargo, no evítala si tienes piel grasa.

La otra precaución que debes tomar con recetas caseras es asegurarte de que no eres alérgica a ninguno de los ingredientes. En el caso de que la mascarilla incluya limón (algo frecuente en las recetas con azúcar), es preferible que la apliques por la noche, puesto que la combinación de cítricos y sol puede causarte manchar.

Para tu rostro

Ingredientes:

¼ de taza de avena
1 cucharadita de miel
2 cucharadas de yoghurt natural

Aplicación:

  • Mezcla todos los ingredientes.
  • Con suaves movimientos circulares, aplica sobre la piel de tu rostro y de tu cuello. Espera de 10 a 15 minutos.
  • Retira con agua tibia.

Para tu cuerpo

Ingredientes:

4 cucharaditas de azúcar
1 limón, su jugo
aceite de oliva, el necesario

Aplicación:

  • Mezcla los ingredientes poco a poco, hasta obtener una pasta suave. Añade más azúcar si queda demasiado líquida.
  • Frota suavemente y espera a que la preparación se seque.
  • Retira con agua fría.
También podría gustarte
Comentarios