Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Familias compartidas

Sin duda alguna los preparativos de tu boda y la ilusión de pensar que ambos compartirán su existencia de tiempo completo, te ha mantenido alejada de muchas situaciones que a pesar de que en este momento no son prioritarias, una vez que pase la euforia habrá que retomar y darles el lugar que les corresponde, como es el caso de la convivencia con la familia extensa y, ¿por qué no?, con los amigos que los han acompañado a lo largo de su vida.

Aunque una frase que se repite constantemente es: “me caso con él y no con su familia”, no hay que olvidar que al contraer matrimonio se adquiere el ‘paquete’ completo, es decir, los padres, hermanos, parientes cercanos y hasta los amigos, y es que por más que tú y él se llenen la vida mutuamente, será inevitable que busquen la compañía de cada uno de ellos, lo cual lejos de convertirse en un problema, puede ser un motivo de unidad y de fortalecimiento entre ustedes.

Empieza a integrarlos
Durante las primeras semanas de casados, será común que los dos prefieran pasar tiempo juntos, en soledad; además será un periodo en el que también empiecen a organizar sus horarios, sus actividades y la forma en que manejarán su nuevo hogar, no obstante, es muy sano que una vez que hayan puesto en orden todas estas áreas, seas tú misma quien se encargue de propiciar su integración a la vida social.

No te sientas extraña si de pronto experimentas el deseo de que se mantengan alejados de todos para vivir su amor, es hasta cierto punto normal, sin embargo, debes tener en cuenta que aún cuando ya tienen un proyecto de vida en común, también hay afectos, sueños, y objetivos en lo individual, y parte importante de que se consoliden como pareja es justamente el aprender a respetar y a amar lo que ocupa un sitio especial para cada uno.

Un buen inicio es que lleves a cabo una reunión en la que integres a su familia y a la tuya, a fin de que se conozcan entre sí y ustedes presenten su nuevo hogar. Este primer acercamiento te servirá para detectar si fluyen bien entre todos, de ser así podrás tener la tranquilidad de que en el futuro no habrá ningún inconveniente en que se vuelvan a encontrar, aunque esto no significa que siempre tendrá que ser así, pues habrá ocasiones en que las familias se alternen e incluso aquellas en las que cada uno de ustedes decidan compartir a solas con ellos.

¿Y los límites?
No se trata de ponerse a la defensiva sino de establecer compromisos que los lleven a mantener fresca su relación. El acercamiento con esas personas que ustedes aman puede darse de manera regular, pero sin que ello represente una barrera en su comunicación, por eso es importante que lleguen a acuerdos en lo que se refiere a la periodicidad con la que los recibirán en su casa o bien que ustedes irán a las suyas.

En este sentido lo ideal es que antes de hacer una invitación opten por verificar que no hay planes para salir, visitar a sus amigos, compromisos de trabajo que sean inevitables de cumplir o simplemente el deseo de permanecer tranquilos en la intimidad de su casa.

Los amigos: ¿Dónde quedan?

Algunos de sus amigos son considerados también como parte importante de su vida, seguramente dentro de sus agendas tienen destinado tiempo para ellos y por consecuencia ahora desean que permanezcan cerca de ustedes. Claro que es válido, de hecho la idea de un matrimonio debe construirse en base a que los dos miembros de la pareja se desenvuelvan de la misma manera en que lo han hecho siempre: cada uno con su misma forma de ser, sus amigos, su vida en particular, sueños y logros.

Al igual que como ocurre con la familia, pueden realizar una reunión inicial a fin de que tus amigos y los de tu pareja se conozcan y con suerte puedan conformar un grupo unido.

En este caso también debes de tener presente que el respeto, la comprensión y la comunicación son vitales para que puedan continuar con una vida en la que los cambios normales del matrimonio se manifiesten pero sin que ello represente alteraciones drásticas.

Sin duda alguna la vida en pareja representa muchos compromisos, los cuales, es un hecho que ambos asumirán llenos de ilusión y dispuestos a dar lo mejor de sí para que su unión se fortalezca y se finque en el amor.

Mantenerse cerca de las personas que aman, es parte de este compromiso y cada uno por su parte deberá de encargarse de lograr que formen una gran familia en la que padres, hermanos, cuñados y amigos sean capaces de verse como un mismo clan. ¿Estás dispuesta a enfrentar este increíble compromiso?
bojorge@teleton.org.mx

También podría gustarte
Comentarios