Feng Shui de la salud

0

Hipócrates, padre de la medicina occidental, decía que para formular un diagnóstico correcto era preciso conocer al paciente en su totalidad. Así, desde la filosofía oriental, el Feng Shui de la salud es la medicina de tu entorno. Debido al acelerado ritmo de vida, la mala alimentación y la falta de actividad física, es necesario que equilibres tu salud. Es importante que vivas y trabajes en lugares donde el equilibrio de energía sea permanente en mobiliario, iluminación, colores y sonidos.

Photodisc/ThinkstockBloqueo de energías = enfermedades

Gozar de buena salud depende, según la tradición china, de la cantidad y calidad del “Chi” que te rodea y que llevas dentro. Tu organismo, al igual que tu casa, está constantemente nutrido por el “Chi”, y cuando hay bloqueos de energía, puedes padecer enfermedades. Se dice que cuando tu propia energía interior se desintegra, es cuando inevitablemente se produce la muerte.

A través del Feng Shui de la salud podrás armonizar energías presentes en tu hogar. La energía no la puedes ver, pero debes pensarla “viviente” como un río de agua que se angosta en lugares estrechos, se estanca en donde hay desorden. Los objetos que no tienen armonía, transmiten energía que desequilibra, por ejemplo, los cuadros de guerra o que expresan tristeza.

Aumenta tu salud

Según la filosofía del Feng Shui, si la energía o el “Chi” no viaja a través de tu casa, jardín u oficina con facilidad, tu salud se puede ver mermada. Si analizas lo que pasa en el área de salud de tu hogar, podrás ver que existe una asociación directa con un problema particular de salud. La parte de tu hogar que está relacionada con la salud se encuentra en el centro del extremo izquierdo de tu casa. Si mejoras esa parte, seguramente verás mejoras en la salud. Por ejemplo, si existe en esa zona una silla rota, a esto se asocian los dolores de espalda.

Comienza con tu habitación

Dormir en una habitación ubicada al final de un largo pasillo puede causar que el flujo de energía en ese lugar sea demasiado fuerte.

Si es posible, la puerta de una habitación no debe abrir directamente hacia el baño, y una cama nunca debería estar colocada contra una pared que sea compartida por un baño.

Las puertas de las habitaciones tampoco deben abrir hacia una escalera, o estar frente a la esquina de otra habitación, lo cual puede bloquear el “Chi” y causar severos problemas de tipo circulatorio.

Cualquier habitación que haya sido ocupada por alguien enfermo, debería tener una buena ventilación, luz brillante y una cubierta fresca de pintura para crear energía yang positiva.

Nunca duermas con un espejo enfrente de la cama: un espejo en la habitación es una de las características más dañinas del Feng Shui; ya que éste crea problemas de salud relacionados con el corazón. Los espejos encima de la cama son igualmente dañinos. Una televisión cuenta como un espejo.

No duermas con una fuente de agua detrás de tu cama. Una pintura de un lago o cascada (o peor aún, un acuario) tiene el mismo efecto sobre el corazón que un espejo.

Evita dormir debajo de una viga expuesta encima de la cabeza. Si la viga está directamente encima de tu cabeza, podrías padecer migrañas y dolores de cabeza. Las vigas en general no son una buena característica para el Feng Shui y la energía positiva y esto se aplica para cualquier tipo de habitación.

Para una casa saludable

·      Ventila diariamente todos los ambientes para tener aire puro.

·      Permite que el sol entre por las ventanas, de manera cotidiana.

·      Abre las ventanas cuando veas que está lloviendo, con el fin de “ionizar” el ambiente.

·      Ten control sobre los campos electromagnéticos (computadoras, televisiones, radios, hornos de microondas). Mantenlos a distancia.

·      Controla el exceso de humedad.

·      Vigila la disposición y cantidad de mobiliario y objetos que permitan que la energía fluya sin obstáculos.

·      Mantén el equilibrio de energía en la cocina, el lugar donde preparas los alimentos, conserva limpias las hornillas.

·      Que tus plantas estén en buen estado, ya que necesitan luz y sol para crecer.iStockphoto/Thinkstock

·      Ten una actitud positiva ante la vida, la casa es la representación física de las energías de nuestro interior.

·      Regala objetos que no uses.

·      Escucha música agradable.

·      No dejes lugares oscuros y abarrotados de cosas.

·      Descarta los objetos rotos o que estén descompuestos.

·      No se recomiendan formas puntiagudas y no guardes cosas bajo la cama.

·      El color verde y el azul son recomendables para la decoración.

·      Mantén el centro de tu casa limpio y libre de desorden. Está considerado el Corazón del Hogar y es un área sagrada, que se conecta directamente con tu corazón.

En la cocina

Si tu cocina está directamente enfrente de una habitación, por ejemplo, las energías yin de tu casa (habitación) y yang (cocina) podrían chocar y provocar “enfermedad continua” a los miembros de la familia. La puerta de la cocina no debe estar en línea recta desde la puerta frontal o trasera. Resuelve esta distribución colgando un espejo en una de las puertas exteriores.

Otra recomendación es que la entrada de tu hogar sea agradable y que dé la bienvenida a quienes ingresan.

Con amor

Rodéate de los objetos que amas y de las personas que enaltecen tu espíritu. Trata de destinar algo de tiempo a la naturaleza.

Según el Feng Shui de la salud, el hecho de que limpies el desorden puede ayudar a relajarte y que pongas aceite para evitar el rechinido de las puertas, puede reducir la irritación o enojo.

Independientemente del tipo de vivienda que tengas, recuerda que tu bienestar también depende en gran medida de tus acciones y de los objetivos que tengas en la vida.

Más información:

The American Feng Shui Institute

www.amfengshui.com

Tambien te puede interesar