Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Fuera estrés

Es muy fácil instalarse en el “agobio colectivo” de una ciudad con tráfico y ruido. Pero frecuentemente, el estrés es creado por nuestra percepción o pensamientos en torno a una situación.
Pensar en una abarrotada lista de pendientes nos hace enloquecer un poco. Muévete con intención de disfrutar tu trabajo, a tu familia, y tu día, sabiendo que el estrés proviene de fuera. Todo es una elección.

Las personas se pueden dividir en 3 categorías:

1. Aquellos que sienten que tienen que “hacer” para ser valiosos, y están en constante movimiento.
2. Los que sienten necesidad de “terminar su trabajo” antes de relajarse.
3. Los que no se sienten culpables por relajarse y divertirse en cualquier momento.

Recuerda que las listas de pendientes son inmortales, vivirán más tiempo que nosotros. El mayor de los riesgos es olvidar quiénes somos. Cuando no equilibramos hacer con ser, comenzamos a sentirnos como robots, en vez de seres creativos, vibrantes, apasionados.

Estresores comunes

Compromisos innecesarios. Sopesa cada una de tus actividades y compromisos en términos del estrés que te generan y los beneficios que te brindan. Comienza por editar o eliminar las que están al principio de la lista.

Postergación. Dejar las tareas pendientes para un futuro indeterminado sólo alivia el estrés momentáneamente. Encuentra formas de atender estos pendientes de manera eficiente y mantén limpios tu escritorio y bandeja de entrada.

Desorganización.
El desorden ocasiona estrés. Tómate el tiempo de mantener el orden, comenzando por tu escritorio y los papeles de casa, y avanzando hacia otras áreas.

Impuntualidad.
Ir contra el reloj te obliga a hacer todo con prisas: manejar rápido o haber olvidado un documento importante. Adquiere el hábito de la puntualidad. Proponte arreglarte con mayor anticipación, salir más temprano, manejar con calma.

Controlar.
Pretender que las situaciones y las personas se comporten según nuestra voluntad no funciona y sólo sirve para aumentar la ansiedad.

Personas difíciles. Vivir en son de guerra no vale la pena, confrontarlos tampoco, simplemente restringe la convivencia o ignóralos.

Ideas prácticas para disminuir el estrés

Simplifica. Abrevia tus rutinas, encuentros, espacios, actividades… Por ejemplo, si alguien te solicita una reunión, proponle intercambiar ideas a través del correo electrónico o de una llamada telefónica.

Desprograma.
No es necesario que cada minuto de nuestras vidas esté agendado. Deja amplios periodos de tiempo sin estructurar. Dedícalos a trabajar en asuntos importantes, o a atacar una serie de tareas pequeñas.

Descansa en el transcurso del día. Haz pausas en tus actividades para darte un masaje en los hombros, cuello y brazos. Levántate, estírate, camina un poco, toma agua. Asómate por la ventana. Procura que tus actividades recreativas no sucedan en el mismo ámbito que las productivas, por ejemplo: la computadora.

También podría gustarte
Comentarios