Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Generosidad en familia

La mayor ambición de los padres de familia es poner al alcance de sus hijos elementos que les aseguren un porvenir próspero en todos los sentidos y lleno de tranquilidad, por eso el hecho de que asistan a una escuela de prestigio, que acumulen conocimientos y tengan una buena alimentación se convierten en las prioridades,pero no hay que perder de vista que aunado a estos aspectos es necesario formar a los seres humanos que serán el día de mañana.

Parte de este desarrollo integral se conforma de los ejemplos y conceptos de vida que ustedes, como pareja, inculquen en ellos. Uno de los valores que más enriquecen es la generosidad, debido a que engloba otros como la lealtad, el amor, la responsabilidad y la paz, entre otros. No es necesario esperar a que lleguen determinadas fechas del año para recordar que a nuestro alrededor siempre habrá personas cercanas o no, asociaciones y causas que requieren apoyo, sólo es cuestión de estar informado y dispuesto a ofrecer ayuda.

Todos para uno…

Los padres son el primer espejo de los niños, ellos aprenden a través de actitudes que observan, más que de las palabras, por esta razón hay que tomar acciones que les muestren y entusiasmen a tender una mano amiga, así lo explica el doctor Manuel González Oscoy, catedrático de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), “Esta enseñanza se realiza desde el interior del hogar cuando infundimos en los pequeños la intención de darle apoyo a los mismos integrantes de la familia, por ejemplo, si al hermanito mayor se le antoja el postre que consume el menor, hay que impulsarlos a que sean compartidos con el alimento, de esta forma se convierte en una costumbre. Cuando son capaces de hacerlo con las personas que aman es más sencillo que puedan extenderlo al exterior”.

El hecho de enseñarles que no se obsequia lo que uno ya no quiere o no le es útil, sino aquello que pueda solucionar una situación complicada o brinde felicidad y alivio a otra persona es lo que produce bienestar en quién da y en quien recibe.

¡A compartir!

Este inicio de año puede ser el momento ideal para dar el primer paso, pon en marcha alguna de las siguientes opciones, con todos los miembros de la familia:

  • Hagan una revisión de los juguetes en buenas condiciones que ya no utilizan, límpienlos e incluso, pónganles una envoltura atractiva para llevarlos a un hospital infantil o una casa hogar para niños.
  • Enséñenlos a observar y conocer a las personas que viven en condiciones precarias o de calle cerca de su hogar y acostúmbrenlos a guardar parte de su mesada para apoyarlas.
  • Si se presentan desastres naturales a lo largo del año, infórmense y mantengan enterados a sus familiares sobre la situación y la manera en que pueden ayudar, e intégrenlos a todos a la actividad que hayan elegido.
  • Inciten a sus hijos a escuchar, observar y apoyar a las personas que están cerca de ellos, por ejemplo, si un compañero de la escuela no lleva lunch, enseñarlos a compartir el propio.

iStockphoto/ThinkstockAnimen a los adolescentes

 

Siempre es momento para dar un nuevo paso y abrirse a la oportunidad de aprender. Hay casos en los que durante la infancia, en un afán de proteger a los hijos de escenas o experiencias que pueden resultar duras para ellos, no se les acerca a esta realidad.

 

El mundo tiene muchas áreas que requieren de las manos y de la inteligencia de todas las personas. Hay que recordar que no tenemos que ser expertos en el tratamiento de los problemas que en este sentido puedan existir, cada uno puede aportar su talento y capacidad, por ejemplo, si su hija tiene inclinación por el arte y lo expresa a través de la actuación o del canto, ella podrá montar alguna obra de teatro, asistir a contar cuentos a los niños o interpretar algunas canciones en un asilo. Para ella, será un motivo de alegría poder dar a los demás por medio de lo que tanto disfruta, al tiempo que se sensibilizará de las carencias de otros individuos.

Con los sentidos alerta

 

Creer que solamente algunos sectores de la sociedad son quienes requieren ayuda, es un error, si bien es cierto que hay quienes en especifico necesitan de recursos materiales, también lo es que otros tantos precisan compañía. Es común que dentro de la misma familia se presente este caso, quizá tus hijos tienen abuelos, tíos o primos que por alguna circunstancia tengan que pasar largos periodos en soledad, ya sea porque viven solos o quién se hace responsable de ellos debe salir a trabajar.

 

Cualquiera de estos acontecimientos, son una buena alternativa para dar la mano. Si su tiempo se los permite programen una visita entre semana y pídales a tus hijos que los acompañen, explícales con anticipación cuál es la situación que prevalece en el hogar al que van a asistir y háganles notar lo valioso de su disposición a brindar un poco de su tiempo para ese familiar.

 

Con la colaboración de Fundación Teletón 

 

También podría gustarte
Comentarios