Guía de estimulación, 0 – 3 meses. Parte 1.

iStockphoto/thinkstock.Un bebé de esta edad logra tranquilizarse cuando se le habla suavemente y se excitará ante tonos fuertes o bruscos. A las seis semanas comienza a sonreír brevemente y a mover la cabeza o emitir pequeños gorjeos cuando se le habla. Suele demostrar su interés mirando en dirección de los sonidos y de los movimientos.
Todavía tiene poca fuerza en los músculos de la nuca, por ello su cabeza se cae si no se le sostiene. Cuando está boca abajo puede levantar el mentón por algunos segundos; para la semana doce es posible que en esta misma posición ya pueda sostener su cabeza.

LOS EJERCICIOS

Responde a su nombre
1. Mientras el niño está recostado sobre su espalda, ponte a un lado de su cuna y llámalo por su nombre.
2. Continúa diciendo su nombre hasta que mueva los ojos o la cabeza hacia el lugar donde te encuentras.
3. Camina hacia el otro lado de la cuna y repite el ejercicio.
4. Al final, dale un masaje suave por todo su cuerpo mientras le sonríes mirándolo a los ojos y llamándolo por su nombre.
Nota: Ciertas posiciones son características del recién nacido. Volverá la cabeza con preferencia hacia un mismo lado, tanto si lo colocas de espaldas como boca abajo y encogerá brazos y piernas sobre su cuerpo. Al llamarlo por su nombre por ambos lados, contribuirás a que haga un esfuerzo adicional.

Música tranquilizante

1. Pon música cerca de la cuna, la instrumental, clásica o especial para bebé es perfecta. Si la melodía se repite tranquilizará al bebé, porque es el tipo de sonido que oía mientras estaba en el útero.
2. Puedes grabar el sonido de la lavadora o el lavaplatos y ponérselo. Estos sonidos también se parecen a lo que oía dentro del útero.
Nota: La música entrena al cerebro para obtener formas de pensamiento más complejas. Si los educadores y padres se enfocaran en los descubrimientos del cerebro, la música sería un requerimiento diario.

¡Vamos a soplar!
1. Sopla suavemente sobre las palmas de las manos de tu pequeño. Mientras lo haces di las siguientes palabras con alguna tonada: “Aquí están las palmas del bebé”.
2. Dale besos a sus palmas.
3. Sopla sobre diferentes partes de su cuerpo, diciendo el nombre de la parte del cuerpo en que lo haces y después dale un beso. Hazlo en codos, dedos, cuello, mejillas y los pies.
Nota: Este juego ayuda a que el bebé sea consciente de las diferentes partes de su cuerpo. Además, las experiencias sensoriales positivas y la interacción social con adultos mejoran las capacidades cognitivas de los pequeños.

También podría gustarte

Comentarios