Hidroterapia en casa: ¡fácil y saludable!

0


El agua es la esencia de la vida. En forma líquida, de hielo o de vapor, favorece la relajación muscular, estimula la circulación sanguínea, nos ayuda a eliminar impurezas y toxinas, calma el dolor y reduce la rigidez de las articulaciones.
La cualidad terapéutica más importante del agua es su temperatura. El agua caliente y el vapor ayudan a dilatar los vasos sanguíneos, favorecen la sudoración, relajan los músculos y las articulaciones, y hacen fluir sangre y calor a la superficie corporal. El agua fría y el hielo constriñen los vasos, reducen la inflamación y la congestión superficiales, y provocan una mayor afluencia de sangre a los órganos internos.
En ocasiones se utiliza la temperatura en forma combinada, por ejemplo, cuando tenemos una inflamación muscular. Los médicos modernos siguen recomendando, como los antiguos galenos griegos, que se sumerja alternativamente la parte afectada durante diez minutos en agua fría y caliente, varias veces preferentemente durante la noche.

Hidroterapia en casa
Son muchas las formas en que podemos hacer hidroterapia en casa, éstas son algunas:
Baños y duchas. Calman los dolores y las molestias, tanto físicas como mentales. Las duchas de agua caliente relajan y estimulan el sistema inmunológico. En cuanto a los baños de agua fría, tonifican los músculos y pueden ayudar a reducir la fiebre, pero esto se debe aplicar bajo supervisión médica.
Los baños de asiento. El baño de asiento de agua caliente se puede emplear en personas que padecen cólicos uterinos, dolor de ovarios o testículos y para las hemorroides. Un baño de asiento de agua fría sirve de ayuda para el estreñimiento, inflamaciones y para el flujo vaginal.
El hielo y el contraste. Son eficaces para problemas como esguinces, luxaciones o inflamaciones agudas que suelen requerir de la aplicación inmediata de agua fría.
Baños de pies y manos. Excelentes para retirar la sangre de las partes inflamadas del cuerpo o para aliviar el insomnio, la garganta inflamada, cólicos menstruales, resfriados, dolor de cabeza, calambres en los pies, piernas y dolores de gota.
Compresas. La medicina natural las utiliza para tratar la ciática, los cálculos biliares, la artritis y los cólicos menstruales. Se pueden aplicar compresas calientes o frías en diferentes partes del cuerpo según lo que se quiera aliviar: frías para la inflamación y la fiebre, calientes para los dolores tanto musculares como de los órganos internos.
El vapor. Emanando de un recipiente al que se le hayan agregado algunas hojas de eucalipto, ayuda a eliminar la congestión causada por el resfriado común y la gripe, así que también puede ser efectivo para la sinusitis. Los vaporizadores son herramientas comunes en el tratamiento de algunos tipos de asma, ya que facilitan la respiración.

Las bondades de la hidroterapia

La medicina moderna reconoce los atributos de la terapia con agua. Algunas de sus propiedades más importantes:
• Disminuye los dolores articulares.
• Retarda el proceso de descalcificación ósea.
• Tonifica los músculos y favorece la flexibilidad.
• Mejora la circulación sanguínea.
• Incrementa la capacidad respiratoria.
• Mejora la oxigenación de la sangre.
• Refuerza la actividad intelectual.
• Ayuda a combatir el estrés.