Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Hipertensión, enemigo silencioso

La hipertensión arterial es una condición crónica que se caracteriza por la presión arterial elevada, de manera sostenida. Normalmente no se perciben los síntomas, pero puede desencadenar problemas de salud graves. En México, según datos del ISSSTE, alrededor del 30% de la población adulta sufre hipertensión arterial y casi el 60% de los afectados desconoce su padecimiento. Esto significa que en nuestro país existen más de 15 millones de personas con esta enfermedad, de las cuales aproximadamente 9 millones no
han sido diagnosticadas.

Niveles y tratamiento
Una presión arterial normal es hasta 120 sobre 80 o 120 sobre 70. Arriba de eso se denomina pre-hipertensión y arriba de 140 sobre 90 se trata de hipertensión o presión alta, e indica la necesidad de un tratamiento oportuno.
Los pacientes hipertensos se sienten bien, por eso todo adulto debería checar su presión al menos una vez al año, por razones preventivas. Si eres de las personas que sufren hipertensión, es necesario que tu médico te recomiende el medicamento que se ajuste mejor a tu organismo. Ten presente que cada caso es diferente. La alimentación basada en vegetales, la eliminación del salero en la mesa y hacer ejercicio, te ayudarán a reducirla de forma eficaz.

¿Sabías que…?
La hipertensión arterial está relacionada en parte con nuestra postura erguida. Muy pocos individuos tendrían hipertensión si caminaran en cuatro patas. Por ejemplo: los perros no sufren presión arterial alta, ni las vacas. Pero nuestra postura erguida crea la situación idónea para ello. La presión alta, en el 90% de la gente, es idiopática, esto significa que no existe causa definida para su desarrollo. Sin embargo, sabemos que influyen los factores genéticos y ambientales.

Cómo ayuda hacer yoga

El estrés juega un papel importante en nuestras vidas, especialmente en relación a la presión arterial alta. Saber manejarlo es de gran ayuda. Existen terapias de relajación, meditación, yoga o masajes, que benefician al organismo al reducir el estrés y en consecuencia, la hipertensión.
La yoga por ejemplo, es benéfica para controlar este padecimiento, porque hace énfasis en las técnicas de respiración. Respirar es muy importante. Es un ejercicio que nos ayuda a ser más introspectivos.

También podría gustarte
Comentarios