Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Hipnoterapia, para aliviar dolores físicos y emocionales

El ser humano está preparado para el placer, por eso el bienestar resulta un estado natural y la mente se protege de experiencias desagradables y traumáticas anestesiándolas e incluso, olvidando que alguna vez ocurrieron.La hipnoterapia es el estado alternativo de la conciencia, donde se amplifica nuestro interior. Y es que a través de un trance logrado con hipnosis, se fusionan ambas partes del cerebro: la izquierda (que maneja el raciocinio lógico, la información verbal y los juicios de valor) y la derecha (que maneja la emotividad, la sensibilidad y los recuerdos).

De esta manera, uno se pone en total contacto con la realidad interior, buscando en uno mismo inconscientemente, pero al mismo tiempo se está presente con la realidad exterior.Ayuda a resolver: Tabaquismo, drogadicción, alcoholismo, control de peso, baja autoestima, depresión y distimia (forma crónica de depresión), trastornos de ansiedad y compulsivos/obsesivos, trastornos alimenticios, problemas de socialización, relaciones de pareja y familia, actitud violenta.

Además, la hipnoterapia es utilizada para controlar dolores físicos (enfermedades crónicas) y emocionales (miedos, fobias, impresiones y traumas); también funciona como una anestesia durante operaciones en las cuales el torrente sanguíneo es más lento, haciendo la recuperación mucho más rápida.

Sesión hipnótica
Al principio de una sesión normal se deben determinar objetivos, es decir, ver qué se quiere resolver y por qué. Después, se entra en un trance hipnótico de aproximadamente 20 minutos, siempre que sea con el consentimiento del paciente. La respiración resulta fundamental durante la hipnosis terapéutica, ya que ayuda a digerir más fácilmente las molestias.

La respuesta está en ti
Ninguna rama de la psicología te dice qué hacer. La mente es una fuente inagotable de recursos que no conocemos. El terapeuta sólo se arma de preguntas para que el paciente encuentre la solución en sus propios recursos. Por eso existen dos especialistas en la hipnoterapia: el terapeuta (quien tiene conocimientos de psicología y guía el proceso) y el paciente (quien es especialista en sí mismo y hace el trabajo cognitivo). Es decir, en ti está el 80% del trabajo y así, la solución.

Curiosidades
Se hace la diferencia ortográfica entre conciencia e inconsciencia, siendo la primera la que tiene que ver con la realidad exterior y la segunda con la realidad interior.
La hipnosis, según la neurología, inhibe las funciones cerebrales izquierdas, al contrario de la meditación, en donde se estimulan.

Realidades
Durante la terapia no se está dormida y es un proceso interno, por lo que no se puede hacer nada que vaya en contra de la moral de las personas. Además, la hipnoterapia trabaja sólo con sugestiones positivas. En ningún momento la persona se siente ausente y recuerda todo lo que se dijo.

Precisamente, la hipnoterapia ayuda a encontrar el trasfondo de nuestros vicios, miedos y hábitos; muchas veces el punto de partida de éstos se encuentra en eventos desagradables. Por eso es muy importante tratarse con personas éticas y profesionales que, a través de palabras, metáforas y cuentos, suavizan el proceso y protegen a la persona para generar el menor dolor emocional. Los eventos traumáticos se trabajan haciéndolos ajenos a nosotros, como si se vieran en una película.

El proceso continúa, aun cuando ya no se está en el consultorio, porque el consciente y el inconsciente siempre están en contacto (una sesión cuenta por cinco), por lo que en una sola sesión con éxito, una persona podría reducir la cantidad de cigarros que fuma a la mitad.

No es magia. Es un proceso que trabaja rápidamente por el contacto tan estrecho con nuestro inconsciente.

También podría gustarte
Comentarios