Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Histeria… historia del vibrador

Por Alessia Di Bari

iStockphoto/Thinkstock¿Te imaginas vivir en un mundo donde fueras al médico cada que te sintieras deseosa y éste te masturbara hasta llegar al clímax? Sé que hoy suena descabellado, pero en la Inglaterra de la época Victoriana, allá por el siglo XIX, era una realidad.

Obvio, no se sabía todo esto ni se le llamaba así

Y por supuesto no se tenía conocimiento que esto fuera lo que en realidad ocurría… de hecho, se pensaba que las mujeres sufrían de “histeria” –una enfermedad nerviosa que se da con mayor frecuencia en mujeres-; algunos de los síntomas eran: irritabilidad, congestión pélvica, insomnio, ansiedad, retención de líquidos y pérdida de apetito.

En esa época, cuando a una mujer se le diagnosticaba “histeria femenina”, era indispensable que recibiera tratamiento médico; el cual constaba de un masaje en la pelvis hasta hacer que la mujer en cuestión tuviera un “paroxismo histérico”… lo que hoy conocemos como orgasmo. ¿Nada mal el tratamiento, no?

El tratamiento, por supuesto, no conllevaba ningún riesgo

Sin embargo, resultaba un tanto engorroso para el médico, que terminaba derivando a las pacientes con una matrona. Es por esto, que el Dr. Mortimer Granville , estudioso de la histeria femenina, desarrolla unos artefactos eléctricos vibradores cuya función era masajear los genitales de las mujeres, provocando así intensos orgasmos para deleite de sus pacientes. Claro, todo esto, siempre con un afán meramente científico.

Así fue, como nació el primer vibrador… con el paso del tiempo y el aumento de la histeria en la población femenina, estos primeros vibradores se fueron sofisticando y haciendo más accesibles para toda la población, hasta volverse un artículo de primera necesidad en el hogar… siendo un electrodoméstico indispensable en la casa de cualquier familia distinguida.

Un siglo después, gracias a todas las investigaciones y los avances científicos en el ámbito de la medicina y la sexualidad se supo realmente qué es lo que ocurría con la famosa “histeria” y lo que –en realidad- causaban en las mujeres… fue así como el vibrador perdió su reputación como electrodoméstico.

iStockphoto/ThinkstockFinalmente, hoy en día

Encontramos vibradores de todos colores, texturas, tamaños y formas… son un elemento indispensable en la mesita de noche de -prácticamente- cualquier mujer contemporánea. Aunque, a veces, escondido; son el fiel acompañante que todas tenemos, para esas noches de disfrute en soledad.

Precaución: Cabe mencionar que si prestamos nuestro vibrador o elegimos compartirlo con nuestra pareja para jugar, es importante el uso del condón para estar seguros y protegidos de cualquier tipo de enfermedad de transmisión sexual.

También podría gustarte
Comentarios