¿Insomne en la noche y sueño en el día? Dormir bien

0

Dormir profundamente un mínimo de 7 horas cada noche es condición indispensable para que tu cuerpo se repare y rejuvenezca.

El insomnio crónico puede causar fatiga, irritabilidad y falta de concentración, además de ser frecuentemente un síntoma común en personas con depresión crónica. Aunque muchas veces la depresión puede causar insomnio, lo que exacerba el horror de este padecimiento.

Nuestro cuerpo sigue ritmos biológicos. Durante el día, gastamos energía y en la noche reconstruimos células, reparamos nuestras hormonas y nos recargamos de energía. Es por esta razón que el no seguir estos ritmos puede ser mortal. Dormir menos de 4 horas seguidas aumenta hasta en 50% el riesgo de infarto. Además, la falta de sueño puede alterar tu capacidad intelectual y disminuir tus ganas de funcionar, de hacer cosas en este mundo. Gente que tiene empleos nocturnos vive menos, porque duermen mal en la noche, por lo que su mente y cuerpo se enferman.

Problemas de sueño

El insomnio se refleja en el rostro. Quien continúa sin dormir, empieza a verse agotado, enojado e hinchado de la cara.

Se necesita dormir para estar contento, para producir niveles adecuados de hormonas y neurotransmisores que nos ayuden a estar saludables y jovenes. La falta de sueño realmente puede arrastrar al organismo  peor que un Tsunami.

Alrededor del 80% de la clientela de Centro Engel, manifiesta tener algún grado de problemas con el sueño. Desde despertar entre las 3 y 4 de la mañana con pensamientos negativos y luego, no poder volver a conciliar el sueño; hasta que les cueste trabajo dormirse antes de la 1 o 2 de la mañana o que sólo puedan dormir en lapsos de 2 o 3 horas, seguidos de 1 o 2 horas “de intermedio” para poder volverse a dormir.

Insomnio
durante la men o

El insomnio se define como la dificultad para iniciar o mantener el sueño. El sueño presenta diferentes etapas: las llamadas de Movimiento Rápido del ojo (MOR) son las que te hacen soñar y aparecen unas 5 veces por noche. La tercera y cuarta etapas MOR que aparecen temprano por la noche, representan las horas en que tu sueño es más profundo y éstas son justamente las que disminuyen cuando llegas a la menopausia.

Además durante esta etapa de la vida la calidad del sueño se deteriora, te empiezas a despertar cada 3 o 4 horas.

iStockphoto/ThinkstockEn la menopausia, los peores casos de insomnio acompañados frecuentemente de depresión se presentan en mujeres que presentan la disminución de las siguientes hormonas:

Adrenal DHEA. Ésta se asocia con el bienestar físico y psicológico cuando se produce en niveles adecuados.

Melatonina. Controla principalmente los ritmos de tu cuerpo y la calidad del sueño; cuando 
disminuye causa que dejes de bostezar al llegar la noche y de dormir profundamente por más de 6 horas.

Progesterona. Se genera durante la segunda mitad del ciclo menstrual en tu etapa fértil de la vida y es la primera en fallarte cuando llegas a la menopausia, pero en la medida que la reemplazas tú vuelves a dormir.

Adrenocorticotrópica y cortisol. Ambas son justo las que se disparan en situaciones estresantes. Si no dormimos, las glándulas adrenales producen más cortisol lo que agrava el estrés y daña nuestro cerebro, nos hace engordar y nos puede llevar al insomnio crónico, a la diabetes, la obesidad, la hipertensión, la depresión y al deterioro de nuestro sistema inmunológico.

Si equilibras tus hormonas y tus neurotransmisores, llevas una dieta balanceada y mejoras tu estilo de vida, controlas tus pensamientos y emociones… dormirás mucho mejor. Te vas a despertar fresca, con energía, lúcida, de buen humor y con buena memoria.

Tambien te puede interesar