Inteligencia erótica, coeficiente de la pasión

Jupiterimages/Polka Dot/ThinkstockSi lo que deseas este mes es enriquecer el amor de tu pareja con la ayuda del erotismo y la imaginación, es necesario que encuentres con inteligencia el punto exacto en el que tu relación no sea tan asfixiante ni indiferente. La inteligencia erótica es el arte de reconocer que has perdido la pasión en el amor y saber reconquistar a tu pareja aceptando su individualidad, sin que dejes de compartir los momentos importantes y disfrutes del placer.

No se trata de nuevas posturas sexuales, significa disfrutar la sexualidad entregándose en cuerpo y alma. Ya es sabido que una buena conexión emocional
no siempre garantiza una buena vida sexual, debido a
que no es posible desear lo que ya se posee.

Más deseo = más amor
¿Tus relaciones sexuales han empeorado a pesar de que tú y él dicen quererse más que nunca? ¿Se aman, pero ha disminuido el deseo y hace falta el erotismo? Existe una generación de parejas que se quieren y se comunican, pero que no se desean, viven su sexualidad sin pasión, sin trascendencia y no saben por qué les pasa. Se quejan de que sus relaciones, aunque están llenas de cariño, se han convertido en aburridas y ya no son apasionadas.  La revolución sexual, la liberación femenina y los tabúes han hecho que las parejas tengan menos relaciones que antes. Una de las ironías de las relaciones de pareja son los hijos, quienes aunque son la expresión del amor de una pareja, suelen dar por terminado un vínculo pasional con la pareja.

No mates la pasión
La inteligencia erótica te invita a que hablen en pareja sobre lo que normalmente no se habla y a que no tengan miedo de desafiar lo sexual y emocionalmente correcto. La razón por la cual se dice que el matrimonio mata la pasión es porque en las relaciones estables se busca seguridad, estabilidad, protección y reciprocidad; ingredientes que inhiben el deseo y la pasión, que se alimentan con lo desconocido, la sorpresa, la novedad.
Mientras el amor quiere poseer, lo erótico tiene que ver más bien con ese espacio que te hace desear lo que es inalcanzable. A veces cuando amamos, nos sentimos tan responsables del otro que resulta más difícil ver qué hay en nuestro interior para disfrutar totalmente.

Misterio y novedad

• El respeto de la individualidad es fundamental para mantener el deseo: se ha comprobado que cuando más se siente uno atraído por la pareja es cuando hay cierta distancia, no cuando se miran profundamente a los ojos. Es cuando se da un espacio a la pareja donde se le ve un poco como “desconocido”. En este espacio misterioso es donde hay atracción, es el llamado espacio erótico del deseo.
• Generen espacios eróticos: no son espacios para tener relaciones sexuales, sino crear un espacio para estar juntos y disfrutar como adultos de un mundo lúdico. En ocasiones es necesario cerrar con llave una puerta, salir de casa, no hablar de los hijos y entrar en un universo de fantasías.
• Propicien cierto misterio dentro del matrimonio. Los elementos no sólo tienen que ver con generar curiosidad por el otro, introducir novedades (lo repetitivo mata el deseo). Después de conocerse totalmente, las parejas se quejan de que ya no hay misterio.
• No canalicen sus energías y dotes hacia lo que se llama sexo, deben interactuar para que haya vinculación afectiva y erotismo.
• Dense permiso para disfrutar: desarrollen su vida personal y entiendan que la mente erótica no está sólo en la pareja, sino en las fantasías. Hay que conservar ese mundo, porque es donde expresamos lo que somos, lo que buscamos, lo que extrañamos.

El erotismo es un ritual
No se hace a las 12 de la noche, cuando estás cansada, como si fuera la última tarea del día. Si no quieres que sea una tarea, no lo trates como tal. Si de noche están cansados, ¿por qué no te encuentras con tu pareja a mediodía? Hay que concederse el permiso del juego, la novedad. El deseo necesita un puente y para cruzarlo hace falta distancia. Hay que establecer esa distancia y luego cruzar el espacio sin miedo, como un verdadero descubrimiento.
• Enriquece tu amor con lo erótico y con mucha imaginación: emplea la novedad, la curiosidad, la comunicación, lo prohibido y la entrega; factores que a veces pueden resultar difíciles en un mundo que va tan rápido; para el erotismo hay que disponer de tiempo y espacio.
• El secreto está en conciliar la necesidad de seguridad y aventura dentro de la estabilidad del matrimonio.
• El fuego necesita aire y muchas parejas en la actualidad no se dan suficiente aire uno al otro: queremos que la pareja le dé sentido a nuestra vida, nos dé sentido de pertenencia, apoyo económico y al mismo tiempo, exigimos ser amigos, confidentes y amantes apasionados.
• Dense libertad psicológica: la traemos desde que nacemos y significa mantener el deseo y hacer el amor con la persona que uno ama.
• Resérvense espacios para reavivar el erotismo, establezcan fronteras entre las responsabilidades, las obligaciones y el disfrute.

• Mantengan viva la energía erótica: muchas parejas dicen que con la llegada de los hijos, el sexo ya no es lo mismo. Sin embargo, la energía erótica se puede recuperar para que la pareja sobreviva y se logre una familia feliz.
• Planeen vacaciones lejos de los hijos, así es posible mantener la buena salud del matrimonio.
• Las parejas pueden esforzarse en planificar la seducción, pero la naturaleza no siempre responde a la sintonía forzada, pues tanta programación tampoco funciona. Al tratar arduamente de ser espontáneos, se corre el riesgo de dejar de serlo.
• Reconciliar amor y deseo como elementos no excluyentes es un logro nada menor. Sólo es preciso entender que no siempre se dan al mismo tiempo y que, como todo, hacerlo cuesta trabajo.
• Seguridad y pasión son dos necesidades humanas fundamentales e independientes que florecen por diferentes motivos y tienden a arrastrar a las personas hacia direcciones opuestas.
• No permitan que se pierda la energía erótica que hace vibrar al individuo.
• La pasión florece con los juegos de poder y la distancia entre las personas.


Los enemigos de la salud erótica

• Demasiado cansados, demasiado ocupados o demasiado enojados. La falta de inteligencia erótica, la falta de deseo tiene mucho más que ver con el miedo, que con estar estresados y el resto de las excusas que ponemos. Dos enamorados nunca están cansados, buscan el sexo porque es un sexo que merece la pena tener.

• Al principio de una relación de amantes, éstos pueden estar despiertos toda la noche. De la misma manera, el deseo en el matrimonio debe hacer el esfuerzo de sortear los obstáculos.
• La rutina doméstica apaga la pasión.
• Una cosa son las facturas a pagar y otra el dormitorio.
• La ausencia del placer mata el amor.
Explota tu coeficiente erótico
Cuando mejora la situación sexual en una pareja, ésta mejora  en todos los aspectos. En cambio, al revés, no hay garantía de que el sexo mejore. Las personas menos inteligentes sexualmente sufren mucho dolor y confusión en la vida sexual. Ser sexualmente inteligentes –y tener una mejor vida sexual– no depende de la suerte, de la belleza o del sex appeal innato. Depende de habilidades que las personas pueden adquirir, desarrollar y dominar con el tiempo. Por consiguiente, la inteligencia sexual es algo a lo que todo el mundo puede aspirar y trabajar para conseguirlo. Muchísimas personas inteligentes conviven con pasiones que conducen al desastre o con una vida sexual frustrante e insatisfactoria o inexistente. ¡Tú decides!

También podría gustarte

Comentarios