Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

La adopción es un bello acto de amor

Cuando una pareja se enfrenta a la realidad  de no poder procrear, tiene varias opciones, una de ellas es someterse a técnicas de reproducción asistida, como la inseminación artificial o In Vitro (fecundación de uno o varios óvulos fuera del organismo materno, que posteriormente son implantados en el útero). Sin embargo, el porcentaje de éxito de dichos métodos es bajo (30% aproximadamente), por eso en ocasiones resulta muy desgastante física, emocional y económicamente.

La otra alternativa es la adopción, que aunque es maravillosa, implica todo un proceso para la pareja. Renunciar a ser padres biológicos es un proceso que sigue en marcha aún cuando se toma la decisión de adoptar, cuando ya se han adoptado uno o varios niños o la pareja ha decidido canalizar su entrega a otros proyectos distintos.

Motivos de adopción
• La incapacidad procreativa
• El temor a estar solos
• La presión familiar y social de tener hijos

Compartir el duelo
Aceptar que no se puede tener hijos es un paso obligado hacia una vida plena y aunque puede resultar desgastante, es un duelo que debe vivirse en pareja.

1. Enojo y negación. Al ser humano le cuesta mucho trabajo enfrentarse a algo que está fuera de su alcance, como el hecho de no lograr procrear un hijo y buscar la fortaleza para resignarse.

2. Negociación. Ante la impotencia de no encontrar respuestas a su desesperanza, una pareja intenta lograr un embarazo por diversos medios. Muchas parejas, además de  a los métodos de reproducción asistida, se acercan a la medicina alternativa.

3. Depresión y culpa. En caso de no tener resultados favorables, la tristeza o la desolación se apoderan de la pareja y se convierten en una cuña que hiere. Sentirse culpables de no poder engendrar afecta la autoestima y la relación de pareja.

4. Aceptación. Lograr superar la depresión, recuperar la calma, la serenidad y la esperanza, así como perdonarse a uno mismo, es el primer paso para aceptarse como persona infértil biológicamente.

5. Esperanza. Tras el desgaste sufrido en la búsqueda del embarazo, se puede optar por dos alternativas: resignarse a vivir sin hijos, o conocer el mundo de la adopción. La segunda significa llenarse de fortaleza y optimismo para buscar otra puerta que guíe a una nueva luz.

Una decisión de por vida
Además de los trámites necesarios para lograr la adopción, que pueden ser complicados en la medida en que no se llegue al lugar correcto para realizarlos, el ingrediente principal para convertirse en padres es prepararse emocionalmente para que la decisión sea tomada de manera consciente y que esa nueva relación con el pequeño logre tener fuertes cimientos de:
• Seguridad, pues este nuevo ser tendrá que encontrar padres firmes en su deseo de convertirse en guías y ejemplo.
• Autoestima, para brindarle al pequeño la confianza y la seguridad necesarias para su desarrollo.
• Libertad y compromiso, ya que la voluntad de elegir criar a un hijo implica comprometerse para toda la vida.
Cada uno de estos elementos es determinante en los momentos de decidir adoptar. Las adopciones basadas en incertidumbre, duda y miedo resultan experiencias terribles de familias infelices y desintegradas.

La preparación emocional
Radica en lograr vínculos con los hijos por venir, lazos que no pudieron darse en el embarazo y la lactancia. Dedicar gran tiempo y calidad en sus cuidados (algunos niños vienen disminuidos en su motricidad y su salud) es el mejor cobijo para reforzar la vinculación con estos pequeños.
La oportunidad que brinda la adopción para hacer realidad el sueño de ser padres, debe romper con todos los paradigmas que desde tiempos remotos ha encasillado a las familias adoptivas, como la idea del rescate por caridad o los sentimientos de culpa y lástima de los que buscan adoptar.

Una nueva familia
La adopción es una forma diferente de construir una familia, porque implica trascender a través de lazos de amor y no de sangre. Tener un nuevo ser en casa es un privilegio y una gran responsabilidad para quien ha decidido ser una verdadera luz en la vida de esas personitas.
La adopción es un encuentro feliz y generoso para toda la vida. ¡Lo más importante es abrazar el sueño de ser padres hasta alcanzarlo!

Diferentes instituciones
SEDAC (Servicio de Educación y Desarrollo a la Comunidad) y Quinta Carmelita. Casa hogar para mujeres embarazadas y albergue para niños de 0 a 10 años. Callejón de Abasolo No. 10-A, Tepepan Xochimilco, Tel. 55.56.76.84 y 54.89.17.08
Albergue Temporal Infantil de la PGJDF. Dr. La Vista No. 78, Col. Doctores, Tel. 52.42.62.70 y 61.75 www.pgjdf.gob.mx/procuraduria/albergue.html
Hogar y Futuro A.C. Tel. 58.10.29.52 y 51.
Tiempo Nuevo de San Luis Potosí. Tel. (01-444) 817.42.65 tiemponuevoslp@hotmail.com.mx
Mejores Familias. Talleres de preparación emocional. Tel. 55.21.31.99 y 56.19.70.72 www.mejoresfamilias.com.mx     angeles@mejoresfamilias.com.mx

Los principales Requisitos
En todo el país existen diversas instituciones que cuentan con niños en adopción, algunas son privadas y otras son del gobierno, como el DIF. Prácticamente, los requisitos son iguales en todas:

1. Ser mayor de edad y tener 17 años de diferencia entre el adoptante y el adoptado.

Documentos solicitados:
a) Acta de matrimonio civil. También las solteras pueden adoptar (según el criterio de la institución).
b) Actas de nacimiento de cada uno de los cónyuges.
c) Certificados médicos generales de buena salud.
d) Certificados médicos de VIH (SIDA).
e) Certificado médico de infertilidad (si es el caso y es posible).
f) Constancia (s) de trabajo y de ingresos.
g) Constancia (s) de propiedades de bienes inmuebles (copia simple).

También podría gustarte
Comentarios