Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

La audición del bebé

Comunicación y aprendizaje
Desde que nacen los bebés, los padres los acarician y les hablan con ternura y amor, ellos lloran y hacen “ruiditos”. Al cabo de unos cuantos días, se calman al oír la voz de mamá, muy pronto la reconocen, se empiezan a dar los primeros indicios de comunicación.
A través de su audición comienzan a captar su entorno, reconocen las voces y los sonidos familiares, también se escuchan a sí mismos y logran reconocerse. Desde este momento se inicia su aprendizaje, ya que se estimulan sus habilidades de pensamiento.
El desarrollo del lenguaje se da a través de la escucha y si un niño presenta pérdida de ésta, se retrasa o no se logra el proceso de lenguaje.

Las señales de alerta
Es necesario estar atenta desde el nacimiento de tu hijo para saber si su audición es deficiente. Debes estar alerta a sus reacciones:
• Al hacer ruidos fuertes junto al niño, como aplaudir o tronar un globo, se estremece, tiembla y llora. Esto debe suceder si está bien su audición; inmediatamente abrázalo y tranquilízalo, hablándole con ternura. Es una prueba un poco drástica, pero así sabrás si tu hijo oye.
• El bebé debe girar su cabeza hacia donde proviene la voz de mamá y los sonidos o ruidos. Suena una campanita junto a cada uno de sus oídos, él debe voltear hacia el sonido.
• Observa cuidadosamente si él emite sonidos.

Si tienes la menor sospecha de que no oye, acude a un especialista. Es fundamental que la detección sea temprana.

También podría gustarte
Comentarios