La belleza de la A a la Z

Ácido hialurónico. Si bien forma parte intrínseca de la piel, se va perdiendo con el paso de los años. Se utiliza en la cosmética como un magnífico hidratante y como reconstituyente de la piel, a la que protege de los fenómenos atmosféricos.
Baño de luz. Es pigmentar nuevamente el cabello con tinte diluido en shampoo para recuperar la tonalidad y el brillo sin aplicar tinte directo.
Colágeno. Constituyente de la dermis que asegura la flexibilidad, tonicidad y elasticidad. Las pieles jóvenes son ricas en este elemento que va perdiendo sus propiedades con la edad. El colágeno que se emplea en cosmética es una proteína soluble que se extrae del tejido conjuntivo de los animales jóvenes o se reproduce en laboratorio. También se usa colágeno marino. Hidrata y estimula el revestimiento cutáneo.
Difusor. Herramienta que, junto con la secadora, ayuda a definir el rulo o “chino” para resaltar peinados naturales.
Extensiones. Son mechas de pelo natural y del propio color que se sueldan al original con una pinza térmica y keratina sintética. Las uniones pasan desapercibidas bajo el cabello natural. Con ellas se consigue un pelo más largo o más poblado en un par de horas. Se pueden lavar y teñir normalmente, sólo hay que tener cuidado al peinarlas. Duran 5 o 6 meses.
Fraxel. Es un láser fraccionado que hace micro agujeros en la piel, que permite que la piel sana a su alrededor regenere a la dañada de 24 a 48 horas. Es el “borrador” de imperfecciones porque arrasa con todas las manchas, arrugas, poros abiertos, pequeñas cicatrices y otros problemas de la piel.
Glicerina. Hidratante activo o humectante. Se utiliza también en otros preparados para mejorar su conservación, ya que esta molécula permite retener el agua en el interior del envase, impidiendo que el producto se seque. Se le conoce también como glicerol.
Hidroquinona. Compuesto usado para la eliminación de las manchas de la piel. Aclara selectivamente el pigmento cutáneo (melanina) que está fuera de las células.
Índice de protección. Es la medida establecida por los laboratorios para determinar el tiempo en el que una piel protegida puede exponerse al sol sin quemarse.
Jalea real. Elaborada por las abejas, es energética y estimulante. Ofrece mayor resistencia mental en periodos de estrés o fatiga. Retarda los efectos de envejecimiento prematuro. A pesar de su aporte en azúcares, tiene propiedades antidiabéticas. Es recomendada en estados post-operatorios por su gran riqueza en vitaminas, minerales y oligoelementos. Además, ayuda a recuperar el apetito y mejora el sistema inmunológico. Ideal para niños o personas inapetentes que no tienen resistencia ante las infecciones.
Keratina. Proteína existente en gran cantidad en las formaciones epidérmicas de los vertebrados (especialmente uñas y pelo). Desempeña un papel muy importante en la protección de la epidermis.
Lanolina. Grasa protectora de la piel, que se obtiene de la lana.
Malassezia. Levadura que forma parte de la flora normal de la piel del cuero cabelludo y que, en exceso, está relacionada con la aparición de la caspa.
Nébeda. Planta herbácea aromática que se usa como ingrediente antiinflamatorio en compuestos que reducen las bolsas de los ojos.
Ñame o Yam. Es un género de plantas tropicales, cuyo tubérculo se usa ampliamente para la alimentación, es un producto básico para el consumo humano en Nueva Guinea y África oriental. Mejora el brillo de la piel, el cabello y las uñas.
Oligoelementos. Elementos minerales que se encuentran, en muy pequeña cantidad, en todo el organismo. Algunos de ellos (como zinc, cobre y manganeso) tienen una función indispensable en el metabolismo celular. De efecto estimulante en los intercambios producidos a nivel de la epidermis, intervienen en la síntesis de las proteínas y de las vitaminas y en la constitución de los tejidos. Atraviesan la membrana cutánea y en cosmética, sirven para estimular y revitalizar las pieles cansadas.
Peeling. Elimina las células muertas de la piel más superficiales mediante un producto específico (exfoliante) que contenga partículas de arrastre. Se aplica como una crema mascarilla y se retira con agua. Se puede exfoliar la cara (no más de una vez a la semana) y todo el cuerpo, aunque se recomienda no hacerlo más de dos veces por semana.
Quinina. Se obtiene del extracto de la corteza de un árbol llamado quina, originario de Sudamérica. Tiene propiedades fortificantes, especialmente en el cuero cabelludo, lo que favorece el crecimiento del pelo.
Radicales libres. Moléculas inestables muy reactivas que buscan otras moléculas para estabilizarse. Atacan el colágeno, la elastina, las proteínas, el ácido hialurónico y los fosfolípidos de las membranas, alterando las estructuras y su funcionamiento. En gran medida, son responsables del envejecimiento cutáneo y se generan por reacciones de oxidación y por exposición al sol. En cosmética, se utilizan principalmente la vitamina E y los flavonoides.
Sábila. Es originaria de África y el Sur de Arabia, crece en climas tropicales y subtropicales. Tiene propiedades increíbles que ayudan a muchos de los problemas comunes de la piel. Algunas personas la ingieren en forma de jugo. Se usa en cremas y ungüentos, pero la mejor aplicación es directamente de la planta: se corta la hoja fresca y se extrae la pulpa.
Thermage. Tratamiento médico de radiofrecuencia que compacta el colágeno existente a nivel de la dermis (piel profunda) y estimula a las células para que vuelvan a formar colágeno como cuando éramos jóvenes, reafirmando sin necesidad de cirugía.
U: UVA, UVB, UVC. Rayos ultravioleta:
• UVA: de largo alcance, causantes del fotoenvejecimiento prematuro.
•  UVB: de menor longitud que los UVA, causantes de las quemaduras y de los cánceres cutáneos.
  UVC: no llegan a la superficie terrestre al ser interceptados por la capa de ozono.
Vitaminas.
Sustancias orgánicas indispensables para la vida, necesarias para que el cuerpo funcione debidamente y que normalmente no pueden ser fabricadas o sintetizadas internamente. Si bien se encuentran en los alimentos, es en pequeñas cantidades, por lo que es recomendable obtenerlas en suplementos dietéticos o por vía tópica. Las fundamentales son:
•  A: es liposoluble. Para ser absorbida por el aparato digestivo, necesita de las grasas y minerales. Favorece la renovación celular y mejora la elasticidad de la piel.
•  C: es fundamental para la formación del colágeno. Se absorbe mal en personas fumadoras y se pierde fácilmente en momentos de estrés.
•  E: es la vitamina del antienvejecimiento. Impide la oxidación de la grasas e hidrata desde el interior de la piel.
Water-resistant. Indica que los productos de belleza son resistentes al agua. Por ejemplo: los bloqueadores solares que se mantienen sobre la piel después de una inmersión en el agua de 40 minutos; máscara para pestañas que sólo se puede retirar con un producto de aceite.
Xoconostle. Combinada con nopal, esta fruta es un poderoso digestivo que combate los problemas de sobrepeso. Por su alto contenido en vitaminas, te permite llevar una mejor calidad de vida y un buen control de la sangre, por lo que los resultados en el cutis son más que evidentes.
Yeast (Extracto). Recomendado para pieles castigadas o fatigadas debido a que estimula el consumo de oxígeno de las células.
Zinc. Polvo blanco-amarillento muy fino, sin olor ni forma, cuyo uso principal es como astringente (cierra los poros de la piel), protector en diferentes trastornos cutáneos menores, también se puede utilizar como desodorante.

También podría gustarte
Comentarios