La casa masculina

A mano derecha, la sala amueblada con un gran sillón anaranjado, muy profundo y con muchos cojines, éste color se encuentra en boga en Europa en cuestión de mobiliario. Frente a él, dos sillones individuales, una mesa central cuadrada en acero inoxidable y vidrio, colocada transversalmente y otras dos mesas iguales pero más altas a los costados del gran sillón. El remate visual es el espejo redondo con detalle anaranjado.

En el piso superior encontramos dos habitaciones con sus respectivos baños, uno de ellos con una terraza que comparte con el estudio y la habitación principal, totalmente masculina al igual que toda la casa, con colecciones de lentes y chamarras, además una cama con cabecera de vidrio, un perchero, un librero, y un espejo apoyado al muro, detalle de moda.

Entre la sala y el comedor, la división la conforma un espacio decorado con una tumbona sula, tejida en PVC transparente y cuatro espejos de solera colocados en armonía, dos arriba y dos abajo.
El cuarto contiene grandes macetones con plantas que acompañan la vegetación que se observa por ambos lados a través de las ventanas, provocando la sensación de estar en un bosque.

Del lado izquierdo de la entrada encontramos una mesa alta en acero inoxidable, estable pero ligera, y en la parte superior un espejo rectangular. Esta área es utilizada como vestíbulo, para dejar llaves y correspondencia.

No podía faltar el espacio deportivo ideal, un rincón acogedor, para su bicicleta y sus pesas. En el mismo cuarto, es posible ver a través de un vidrio la tina del baño con su acceso separado.

También podría gustarte

Comentarios