Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

La compra inteligente en el súper

Existen principios nutricionales y médicos básicos para una sana alimentación, que no queremos que te saltes a la hora de ir al súper.

Compra alimentos frescos. Adquiere de preferencia estos alimentos y procura consumirlos en su estado natural. Hay buenas alternativas para las ocasiones en que no sea posible, como las verduras congeladas, que son de buena calidad.

Evita los productos procesados. Modera el consumo de los alimentos que contengan aditivos y conservadores innecesarios (algunos empaques actúan como conservadores). Los productos empacados al vacío o los procesos naturales como la deshidratación (las frutas secas) no contienen conservadores químicos. Busca alimentos que duren en casa pero que no contengan sustancias que alarguen su vida en exceso.

Consume pocos postres. Siempre es bueno tener algo rico en casa como golosina o postre, pero escoge alimentos naturales y dulces sin tanta grasa ni azúcar. Generalmente todo lo dulce es industrializado, pero hoy existen buenas alternativas: ates de frutas, galletas integrales, frutas secas, yoghurt natural, amaranto con chocolate, avena, granola y gelatinas de frutas. Deja los productos del súper para consumo esporádico. Entre menos azúcar refinado o carbohidratos simples tengan las cosas que compres, mejor.

Prueba los alimentos orgánicos. Intenta consumirlos, los más recomendables son leche, huevo, carne y pollo (que no contienen hormonas y/o antibióticos) y algunas frutas y verduras (sin pesticidas en su cáscara). También puedes encontrar mieles, mermeladas, jugos y galletas que no incluyen sustancias químicas añadidas. Son de un precio más alto, pero no es necesario que todo en casa sea orgánico.

Modera las grasas. Son buenas pero no todas, elige menos productos con grasas saturadas. Busca en las etiquetas qué porcentaje del producto proviene de las grasas y de qué tipo son. Las mejores son las poliinsaturadas, pero las saturadas conservan los alimentos más tiempo y por eso se utilizan en el mercado.

Lee las etiquetas. En todos los alimentos vienen enlistados los ingredientes. Para conocer qué contiene y de qué calidad es el producto, fíjate en el orden en el que aparecen sus ingredientes. Estas listas deben mostrarlos de más a menos. Por ejemplo, si aparece: aceite, vinagre, especias; lo que más contiene es aceite, después vinagre y especias en menor cantidad.

No es necesario comprar todas las cosas novedosas que salen cada semana en el supermercado.
La alimentación natural es por sí misma nutritiva. Comer alimentos sanos es el resultado de una gran inversión. Hoy tenemos varios puntos a favor: variedad de alimentos, más conocimiento en el área nutricional y mayor posibilidad de comunicación y difusión; esto debe utilizarse correctamente para elegir las mejores y más sanas opciones para todos en casa.

También podría gustarte
Comentarios