Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

La correcta elección de la base de maquillaje

La base de maquillaje es el sostén de un arreglo perfecto, porque destaca los mejores rasgos, oculta las imperfecciones y unifica el color de la piel. Sin embargo, una mala elección o una aplicación incorrecta pueden tener resultados terribles: dar un tono falso al cutis o, peor aún, hacer que se vea manchado, desigual. Además, si la base no es humectante puede resquebrajarse o agrietarse, parecer una máscara o apagar la luz del rostro.

El tono y el estilo adecuados

• Cuando vayas a adquirir una base, procura salir al aire libre para apreciar cómo luce el tono a la luz natural, ya que en las tiendas usualmente varía el color real debido a la iluminación artificial.

• Aplica sobre la mandíbula tres líneas de base en los tonos más parecidos a tu piel. El tono que se confunda con tu cutis es el adecuado para ti.

• Antes de tomar una decisión espera 15 minutos, para ver cómo el producto se funde en tu piel.

• Recuerda que una buena base debe dejar una película imperceptible, adherirse al cutis con naturalidad y dejar respirar la piel, para evitar la aparición de granitos o brotes de acné.

• Siempre busca una base que cubra lo suficiente para ocultar imperfecciones, pero que sea tan ligera que no deje una apariencia de máscara.

La aplicación correcta

Si te guías por estos puntos, tu base quedará perfecta:

• Puntea el producto en la frente, la nariz, las mejillas y el mentón.

• Extiéndelo usando una esponja: inicia en el centro del rostro y extiéndelo hacia fuera.

• Asegúrate de que la esponja se encuentre perfectamente limpia.

• Al deslizarla sobre ojos y labios, hazlo con suavidad.

• Recuerda que no deben quedar líneas divisorias entre el cuello y el mentón, así que difumina suavemente esa zona.

 

 

También podría gustarte
Comentarios