Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

La educación familiar

Hemera/ThinkstockLa familia debe ofrecer unos modelos educativos que permitan a los hijos adquirir una madurez personal que evite la impulsividad, el egocentrismo y que, por otro lado, faciliten la reflexión de las situaciones en las que viven, así como del papel personal que deben desempeñar en la vida.

Requerimientos fundamentales

Para que los modelos educativos tengan una validez deben responder a requerimientos fundamentales que los avalen, entre los que Montserrat Podall destaca:

1. Deben ser la práctica de criterios educativos que los justifiquen.

2. Deben ser fundamentales a fin de que no estén sometidos a modas o puedan ser caducos, ya que, al garantizar la madurez del niño, han de ser permanentes y universales.

3. Deben ser aplicables a cualquier individuo, siendo un instrumento para el equilibrio entre personas.

4. Tienen como objetivo la estabilidad emocional de los individuos, la comprensión de la realidad y la adaptación de todos a unas situaciones en las que el individuo, menos egocéntrico, podrá adaptarse con seguridad.

Las creencias

En la vida cotidiana es posible observar que no todos los hijos están sometidos a los mismos ejemplos educativos, que la misma familia no aplica unos modelos fijos a todos ellos, y que pueden haber diferencias tanto en el enfoque como en los criterios, con posibles discrepancias entre el comportamiento de cada uno 
de los padres.

Este hecho es el reflejo de que muchas familias reaccionan y dan ejemplos educativos de forma intuitiva, sometidas a las presiones y tensiones del entorno, del momento y del mismo hijo con lo que, al no haber planificación, las contradicciones son inevitables.

Las creencias o convicciones que tienen los padres para educar a sus hijos poseen un lado negativo pero también uno positivo. Los padres que actúan de acuerdo a cualquiera de estos estilos no lo hacen maliciosamente, sino llenos de las mejores intenciones. Observa cómo te comportas con tus hijos en general y con cada uno en particular. Califícate. Presta atención para evitar los rasgos negativos y dirige tus esfuerzos para emplear los aspectos positivos.

Ejemplo de padres

La coherencia y el ejemplo de los padres son elementos imprescindibles para el éxito educativo, sin olvidar que, con la edad, el hijo, haciendo uso de su libertad, además de independizarse de la familia, podrá perpetuar las normas que ha recibido o matizarlas y adaptarlas a su propia forma de vivir.

Todo esto no hace sino dar más importancia a la necesidad de que los hijos dispongan de unos modelos y unos valores que son los que les van a servir de punto de partida y referencia para poder establecer sus propios criterios 
en su proyecto de vida.

También podría gustarte
Comentarios