Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

La familia es tuya y mía

“Al principio yo salía tarde del trabajo y cuando llegaba a casa, veía que mi marido no había ido por la despensa, y además, las mamilas de los bebés no estaban esterilizadas para la toma de la noche. No tuve más remedio que hablar con él para nivelar nuestras funciones en el hogar. Comunicarle con buena actitud lo que yo necesitaba, le hizo reaccionar y empezó a implicarse más en todo: ahora los lleva a la guardería, les da de cenar y hasta me apoya a la hora de dormirlos.”

Esta es la experiencia de Julieta García Ambriz, quien desempeña el papel de esposa, ejecutiva y mamá de trillizos de un año. Para ella, involucrar a su marido en el ambiente de la casa y los bebés fue todo un reto. Al principio, no fue fácil el entendimiento con su pareja, pero poco a poco alcanzaron acuerdos que les hicieron tomar las riendas de su casa y de sus hijos conjuntamente.

La familia: un trabajo en equipo
Hoy en día, es habitual que tanto hombres como mujeres salgan a trabajar y vuelvan cansados a casa. La llegada al entorno familiar, implica continuar con responsabilidades para que todo marche sin contratiempos y organizadamente. La lista de compromisos es inagotable: atender a los pequeños, limpiar la casa, planchar la ropa, ir al súper o preparar algo de cenar. Por eso, es vital que ambos dialoguen, alcancen acuerdos y administren su tiempo lo mejor posible.

María Isabel Gutiérrez Niebla, maestra del departamento de Pedagogía de la Universidad Panamericana en el campus de la Ciudad de México, afirma que la clave para cubrir con todas las demandas que implica hacerse cargo del hogar y los hijos, está en distribuir de forma clara y precisa las tareas.

La experta recomienda enlistar todas las actividades en un horario, el cual es preferible colocar en una zona visible y donde los hijos también lo vean. Cualquier deber, se apuntará en este pizarrón de trabajo: llevar ropa a la tintorería, pagar recibos, recoger a los niños, comprar útiles, o incluso ir a una junta escolar de padres. Lo que se pretende con este sistema de tareas asignadas, es que puedan ir cerrar exitosamente todos los pendientes diarios en función de sus horarios.

La maestra Gutiérrez Niebla asegura: “Las tareas son benéficas, ya que se ahorra tiempo y esfuerzo. Así, hay más oportunidad para descansar y todos estarán en armonía y de mejor humor. Además, algo muy positivo es que los niños a partir de cierta edad, también podrán participar en los quehaceres de la casa. Lo interesante es que desde pequeños, crecerán con un modelo familiar donde papá y mamá comparten, colaboran, se ayudan, y esto se verá reflejado el día de mañana en sus familias.”

La actitud en casa es decisiva
Cuando se trata de conseguir la colaboración del esposo, la forma de pedir las cosas tiene importancia. Hablar con cariño, ser flexible y positiva, también ayudará a la hora de negociar las aportaciones de los dos.
La especialista ofrece unos consejos para que el hombre se involucre con mayor disposición en su vida familiar:
·    Dialogar de manera amigable y respetuosa, despertará el interés del marido por ayudar.
·    Plantearle los asuntos de casa y de los hijos desde el optimismo y la sencillez.
·    Fomentar la alegría en las labores cotidianas, brindará momentos divertidos y de mayor convivencia.
·    Felicitarse el uno al otro cuando una actividad se cumpla con éxito, será una gran satisfacción personal para ambos.

Las responsabilidades no tienen que ser vistas como una situación de pesadez y aburrimiento para la pareja. Habrá algunos días más difíciles que otros, pero todo es superable si se cuenta con el entendimiento y el esfuerzo de los dos. Pensar en la familia es construir un buen estilo de vida en el que todos se sientan seguros, confortables, y sobre todo felices.

Para saber más:
Los valores para la familia hoy: las pautas para las relaciones de pareja y la educación de los hijos, Jesper Juul, Editorial Maeva.
La hora de la familia, Tomás Melendo, Editorial Eunsa.

También podría gustarte
Comentarios