Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

La infidelidad… nuevas teorías

“No quería que esto sucediera”, dicen muchas de las personas que han engañado a sus parejas, y es verdad de acuerdo con Mira Kirshenbaum, autora del explosivo libro When Good People Have Affairs (2008). Kirshenbaum, con más de 30 años de experiencia como terapeuta de parejas y 10 volúmenes dedicados al tema de las relaciones maritales, expone en su nuevo título una visión audaz y honesta de la infidelidad.

Quién es infiel
“Nadie muy feliz en su relación primaria entraría en una segunda. Quizá fueran muy infelices, o quizá sólo un poco”, dice Mira Kirshenbaum. Típicamente, se trata de personas comprometidas con una relación, que no planeaban ser infieles. 
Pero alguien aparece en el panorama, “como si uno estuviera caminando con dos copas vacías en las manos, y de pronto, se encontrara a otra persona con una botella de vino”.
Frecuentemente, los affairs comienzan inocentemente. En un principio, se trata de una aventura emocional. Pero de pronto, la persona se da cuenta de que ha cruzado una frontera. Se siente bien, pues probablemente deseaba cruzarla. Pero también, se siente terrible, pues su intención no era engañar.
Algunas personas no desean un divorcio, por los niños, por razones económicas, por el estigma asociado, y la infidelidad se convierte en la manera de lidiar con su situación. Tienen la ilusión de que nadie lo sabrá. Aquí, el razonamiento es “si tengo una aventura, puedo pretender que todo está bien y no lastimar a nadie”. En principio, puede parecer que la doble relación funciona, y que la culpa es manejable. El presente parece resolver todos los problemas.

La duración
Estar en dos relaciones es inherentemente insostenible. Quienes juegan este juego están armando un castillo de cartas, que inevitablemente se vendrá abajo. La presión suele acumularse durante este tiempo y la persona que engaña vive en un estado de batalla interna, tratando de mantener la estabilidad. El amante suele poner presión, y la pareja también, si está enterada. 
Aunque no lo sepa, la pareja quizá presionará, demandando tiempo, atención o intimidad.

La confesión
Algunos psicólogos creen firmemente que no hay razón para revelar una infidelidad pasada. Son de la opinión de que es innecesariamente destructivo. La confesión coloca a la otra persona en un estado permanente de dolor, humillación, pérdida de confianza y seguridad, que de todas maneras, no alivia la culpa del engañador. La relación sufre un golpe devastador.
Aunque la honestidad es un valor importante, quizá la posición moral más elevada sea no infringir daño a los demás. De acuerdo con Kirshenbaum, si la honestidad es importante para nosotros, debemos elegir a la persona con la que deseamos estar, comprometernos con ella y con crear una relación honesta. Pero hay excepciones en que debe revelarse la infidelidad. Por ejemplo, si no se practicó sexo seguro, pero aplica el mismo principio: minimizar el daño; en este caso, el daño mayor puede ser una enfermedad de transmisión sexual. También es necesario evaluar las probabilidades de ser descubierto. Si son grandes, es mejor confesar.

El daño
Que la infidelidad sea fatal para la relación de pareja depende de cómo lidiemos con ella. De forma sorpresiva, si el engañado puede perdonar y el engañador realmente se arrepiente, es posible entonces utilizar el affair como una llamada de atención que de pronto rompe la inercia del matrimonio y les invita a encarar los issues, y a realizar cambios favorables.
iStockphoto/Thinkstock
Las razones
Puerta de salida. Esperan que la pareja se entere y que el amante les brinde valor para dejar el matrimonio.

El suplemento. Algunos desean ver si lo que falta en el matrimonio puede obtenerse con alguien distinto, y si obtenerlo les hace sentir tan felices como pensaban.

El premio. Hay quienes trabajan tanto o se entregan a tal grado al hogar, que no saben cómo cuidar de sí mismas y consentirse. El affair se presenta como una manera de darse un gusto.

“Lo que no nos mata nos hace más fuertes”.
El razonamiento es que si se descubre, la infidelidad acabará con el matrimonio… o lo fortalecerá. Un efecto secundario puede ser que la vida de la pareja se haga más apasionada, y es el motivo oculto por el que muchos matrimonios entran en un ciclo de engaño y perdón.

Las experiencias que me perdí. A algunas personas se les ocurre que la aventura puede suplementar un pasado demasiado “limpio”.

La crisis del matrimonio moderno.
El amante, por unos momentos, suple la magia del principio del matrimonio. Pero es necesario recordar que lo nuevo siempre se hace viejo. Muchas personas que se casan con su amante, a la larga terminan repitiendo los mismos errores que les crearon insatisfacción en su matrimonio inicial y agregando el estrés de la familia subdividida y las finanzas postdivorcio. Frecuentemente, cuando las personas trabajan en su matrimonio y hacen al amante a un lado, se sorprenden de la mejoría en su relación. Además, el amante actúa como un trampolín para salirse de un matrimonio. Pero aunque la intención sea ésta, piensa bien antes de casarte con el trampolín.

Infidelidad entre celebridades
Angelina Jolie declaró en la edición francesa de Vogue que su romance con Brad Pitt comenzó durante el rodaje de “Mr. and Mrs. Smith”, cuando Pitt todavía estaba casado con Jeniffer Aniston. Anteriormente, habían sostenido que el romance no comenzó hasta después del divorcio.
Hillary Clinton tuvo un manejo brillante del affair de su esposo con Monica Lewinsky, tanto, que pudo rehacer su vida pública y contender a la candidatura para la presidencia de los Estados Unidos en el 2008.

También podría gustarte
Comentarios