Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

La llegada de un nuevo hermanito

Antes de que nazca un nuevo hermanito, es lógico que los padres dediquen sus esfuerzos a los preparativos del feliz acontecimiento. Una vez que la cigüeña entregue a los padres su nuevo pedido, la mayor parte de la atención de toda la familia se enfocará en colmar las necesidades básicas del recién nacido.

Todos estos cambios pueden provocar que los niños mayorcitos acumulen resentimientos contra el recién nacido por haberles desplazado del centro de atención. A ellos les parece que sus padres ya no los quieren tanto. Tal vez se enojen o vuelvan a actuar como bebés. No es que sean egoístas, sino que les es difícil compartir el amor de sus seres queridos.

El cariño entre hermanos es algo que crece lentamente. Tu puedes cultivar ese sentimiento haciéndoles saber a tus hijos más grandecitos que cada uno ocupa un lugar especial en la familia y que nadie más puede suplantar.

Durante el embarazo

Es común que el primer hijo, quien ha recibido todas las atenciones de los papás, sienta una serie de emociones encontradas al ver crecer la barriga de mamá; se da cuenta de que ahora a ella también se le brindan cuidados, por lo que su comportamiento cambia. Lo mejor es anunciarle la llegada del hermanito desde el principio del embarazo, hacerle colaborar en los preparativos y explicarle los cambios que sucederán con el nuevo integrante de la familia.

Alimenta su interés 

Si tu hijo muestra interés por aprender más cosas sobre su futuro hermanito, pueden realizar juntos diversas actividades, como ver fotografías de cuando él era un bebé. Cuéntale cómo era cuando tenía esa edad. A los niños les encanta oír relatos de cuando ellos eran más pequeños. Hazle saber cuánto te agrada tener un niño grande.

La adaptación

• Incluye al hijo mayor en las actividades relacionadas con el cuidado del recién nacido, como cantarle, ir por los pañales o ayudar a vestirlo. Esto contribuirá a que se relacione de manera positiva con su hermanito.

• Aprovechen todas las oportunidades para convivir con el hijo mayor de manera individual y dedícale toda tu atención. Reserven un tiempo cotidianamente para jugar, leer, comer o platicar juntos.

• Explícale que él es muy importante para su hermano. Enfatiza cómo lo hace reír al jugar con él, o cómo lo tranquiliza al manifestarle cariño.

• Anima a tu hijo a expresar sus sentimientos respecto a su hermanito y comprende sus reacciones de enojo, tristeza o comportamiento anormal, como lloriqueos o mala conducta.

También podría gustarte
Comentarios