Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

La manzanilla… una maravilla

La manzanilla es una planta con pequeñas flores parecidas a las margaritas. Su nombre científico se deriva del griego chamos, tierra y melos, manzana; porque la planta crece cerca de la tierra y sus florecillas tienen un fresco aroma parecido al de esa fruta deliciosa. Con manzanilla se fabrican cientos de productos: enjuagues, shampoos, jabones, pomadas, pañales, toallas femeninas, entre otros.

Manzanilla y salud

Las investigaciones actuales han corroborado lo que siglos de uso común habían descubierto: sus propiedades antiespasmódicas, antiinflamatorias y antimicrobianas. Por sus poderes curativos, como remedio popular, se le ha considerado la contraparte occidental del ginseng. Puede emplearse tanto interna como externamente. Una infusión muy suave da a los niños un sueño placentero, además, calma molestias ligeras y ardores de la piel por quemaduras solares leves.

Uso interno
Digestiva, hepática, biliar, antiespasmódica y carminativa: protege y repara la membrana gástrica, puede ayudar a corregir las afecciones del aparato digestivo, pues favorece la digestión, ayuda a expulsar los gases y alivia espasmos intestinales. Además, actúa como colagogo, es decir, estimula la producción de la bilis; y como hepática, protege el hígado y lo ayuda cuando hay alguna enfermedad en él.
Dosis: infusión de una cucharada de flores secas por taza de agua. Tomar de 2 a 3 tazas por día.

Anti-colesterolérica: la colina que esta planta contiene, ayuda a eliminar las grasas de la sangre, lo que conlleva a una disminución del colesterol en las arterias, previniendo así la arteriosclerosis y la degeneración de la vesícula biliar y de los riñones.

Emenagoga: facilita la menstruación, evitando los dolores del cólico. Es útil para combatir los espasmos premenstruales y/o menstruales.
Dosis: 2 ó 3 tazas al día de la infusión de una cucharadita de flores secas por taza de agua.

Sedante: como la manzanilla tiene propiedades sedantes suaves, resulta adecuada para aliviar los síntomas psicosomáticos producidos por la depresión: ansiedad, insomnio, palpitaciones, acidez y dolor de cabeza.
Dosis: infusión de una cucharada de flores secas. Una taza por las noches antes de dormir.

Uso externo
Piel: su riqueza en mucílagos y en componentes con propiedades antisépticas la hacen muy efectiva en el cuidado y reparación de las afecciones de la piel.
Dosis: aplicar compresas mojadas sobre la parte afectada y baños durante 15 minutos aproximadamente, con una infusión bien cargada de flores secas en un par de litros de agua. Las flores deben ser nuevas, es decir, que no hayan sido guardadas por más de un año.

Boca:
por sus propiedades antisépticas, las infusiones concentradas resultan ideales para realizar enjuagues bucales que impiden las infecciones que causan llagas.
Dosis: una infusión de una cucharada y media de flores por vaso de agua. Haz enjuagues bucales pero no la tragues, pues si la infusión está muy cargada puede resultar vomitiva.

Ojos:
alivia irritaciones, conjuntivitis, algunas alergias, cansancio y perrillas, porque tiene varios componentes antiinflamatorios y antisépticos, así como elementos que la hacen especialmente adecuada como colirio ocular natural.
Dosis: prepara una infusión durante 15 minutos de una cucharada de flores secas en una taza de agua. Cuando esté tibia, moja una gasa en ella y aplícala sobre los ojos. No la uses en casos de conjuntivitis alérgica.

Sistema nervioso: los baños de tina con manzanilla ejercen una función sedante suave, por lo que resultan muy adecuados para calmar desajustes del sistema nervioso. Además, disminuye los síntomas físicos de la depresión.
Dosis: ponle al agua de baño el líquido resultante de una infusión de flores secas bien cargada o añade unas 15 gotas de esencia de manzanilla.

Las sencillas recomendaciones

• Aunque en ningún caso es tóxica, infusiones muy cargadas o tratamientos prolongados pueden conducir a irritaciones digestivas con sensación de vómito.
• En algunas personas, la tizana o infusión de manzanilla provoca insomnio y nerviosismo, en vez de un efecto sedante.
• En casos pocos frecuentes puede causar alergia, por lo que la dosis en la infusión no debe ser muy concentrada, hasta comprobar que no se es alérgico. Lo mismo en lo que se refiere a ungüentos, jabones y pomadas, que deben probarse en un área pequeña del cuerpo, antes de usarse regularmente.

También podría gustarte
Comentarios