Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

La primera visita al dentista

Existe una serie de mitos acerca de los primeros dientes de los niños, ya que  por un lado se resta importancia al cuidado de los dientes, debido a que no serán con los que el niño tenga que vivir el resto de su vida. Sin embargo, es un error muy grave no tomar precauciones incluso desde antes que inicie este proceso porque puede exponer a que el bebé no tenga dientes saludables y llegue a perder los dientes temporales.

Evita el chupón y la mamila

La lucha contra el chupón y la mamila, no son producto de la casualidad, sino que son ideas bien fundadas acerca del daño que este tipo de objetos son capaces de crear en la boca de
un niño, por ejemplo; el uso de éstos ocasiona un crecimiento defectuoso de las piezas debido al roce que produce con la encía, ¿la consecuencia? Dientes mal acomodados, caries y
las consecuencias futuras para los dientes permanentes.

Debes evitar que tu hijo se haga amigo del chupón, que ingiera los alimentos líquidos en mamila, aún cuando ya sea capaz de hacerlo en un vaso, evita el consumo de dulces en exceso y refrescos.

Asearlos, la mejor opción

Una vez que ha brotado el primer diente deberás enseñar a tu pequeño a asear su boca, puedes adquirir un cepillo dental súper suave que te permita limpiar su diente sin causarle daño, ten por seguro que tu bebé disfrutará de esta experiencia porque además de tratarse de algo nuevo, también le ayudará a aliviar las molestias que le produce la dentición.
Acostúmbralo a lavar los dientes por la mañana y por la noche. Al principio tendrás que hacerlo por él. Siéntalo en tus piernas y cepíllalo desde atrás. Cuando sea capaz de sentarse o de permanecer de pie por sí mismo, cepíllaselos de frente, recuerda que en el momento en que ya sea capaz de hacerlo solo, tienes que supervisar que lo haga de manera adecuada. Enséñalo a que una vez que tome jugos o algún alimento dulce, lave inmediatamente sus dientes, es una forma de mantenerlos sanos y libres de caries.

La primera visita al dentista

Ante la aparición de una caries, deberás llevar de inmediato a tu hijo al dentista, recuerda, no importa que se trate de los dientes de leche, debe ser atendido oportunamente, pues un niño no debe de perderlos prematuramente, porque la falta de éstos afecta el desarrollo del lenguaje y por otra parte provocan la mala posición de los dientes permanentes.
La primera visita al dentista no debe ser la respuesta a la aparición de una caries, sino que debe responder a una cultura de la prevención, es decir, el niño debe llegar motivado por una primera revisión para verificar que los dientes salgan en el orden y con el crecimiento adecuado. Debe llevarse a cabo dos veces al año, incluso si parece que sus dientes están creciendo perfectamente.
Es muy importante que te asegures de que el dentista que atiende a tu hijo es especialista en niños, pues sabrá tratar los problemas propios de su edad, pero sobre todo, debe de producirles confianza tanto a los papás como al niño, quien será el cliente principal.

 

Háblale siempre con la verdad

Tu hijo es aún muy pequeño, su salud dental está por completo en tus manos, de ti depende que aprenda a apreciar desde ahora
la importancia de mantener los dientes en excelente estado. Si te preocupas por proporcionarle el tratamiento y los cuidados necesarios, evitarás problemas a largo plazo.

Evita situaciones que pongan en riesgo su salud bucal, promueve
la limpieza, la visita periódica con el dentista y sobre todo, si requiere que sea sometido a algún tipo de tratamiento, no dudes ni por un momento en explicarle qué es lo que pasa y lo que le hará el especialista.
Si le va a producir dolor también infórmalo, no le hagas pensar que no pasará nada, pues además de que perderá la confianza en ti, será el principio de su terror al dentista. Háblale siempre con la verdad, la sinceridad será la clave de su buena relación con los médicos y sobre todo contigo.

También podría gustarte
Comentarios