Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

La salud emocional de las adolescentes embarazadas

iStockphoto/ThinksrockEs común que las adolescentes embarazadas experimenten una variedad de emociones, como miedo, enojo, culpa, confusión y tristeza. Tal vez te lleve algún tiempo adaptarte al hecho de que vas a tener un bebé, pues significa un enorme cambio y es natural que te preguntes si estás lista para asumir las responsabilidades que implica convertirte en mamá.

Las emociones de una joven suelen depender de cuánto apoyo reciba por parte del padre del bebé, su familia (y la familia del papá del niño) y sus amigos. La circunstancia de cada chica es diferente.
Según tu situación, quizá necesites buscar un mayor apoyo en personas que no formen parte de tu familia. Es importante que hables con aquellas personas que puedan orientarte y auxiliarte a compartir y poner en orden tus sentimientos. Tu consejero escolar o una enfermera pueden orientarte para que encuentres los recursos que ofrece tu comunidad para ayudarte.

En algunos casos, las adolescentes embarazadas tienen abortos espontáneos y pierden al bebé, esto puede ser muy triste y difícil de superar para algunas, aunque a otras les provoca una sensación de alivio. Es importante que hables acerca de estos sentimientos y que recibas el apoyo de tus amigos y tu familia; si esto no es posible, acude a consejeros o maestros.

Las visitas al médico

El médico te explicará cuáles son los cambios físicos y emocionales que experiemntarás durante el embarazo. También te enseñará a reconocer los síntomas de posibles problemas durante esta etapa. Esto es fundamental, porque las adolescentes corren mayores riesgos de padecer anemia o hipertensión y dar a luz antes de la fecha prevista (parto prematuro).

Tu médico querrá que comiences a tomar vitaminas prenatales que contienen ácido fólico, calcio y hierro de inmediato. También puede recetarte otros complementos que ayudarán a garantizar tu buena salud y la de tu bebé.

Si a los adultos puede resultarles difícil hablar con el médico acerca de su propio cuerpo, esto es aún más difícil para las adolescentes. La función de tu médico es ayudarte a que disfrutes de un embarazo saludable y tengas un bebé sano… y es probable que no exista nada que una mujer embarazada no le haya contado. Por lo tanto, no temas preguntar acerca de todo lo que necesites saber.

Sé siempre sincera cuando tu médico te haga preguntas, aun cuando sean embarazosas. Piensa en él como un amigo en quien puedes confiar para hablar sobre lo que te está ocurriendo.

Qué cambios en tu cuerpo

El embarazo genera muchos cambios físicos. Éstos son algunos de los más comunes:

  • Crecimiento de los pechos
  • Cambios en la piel
  • Cambios de humor

Molestias del embarazo

El embarazo puede causar algunos efectos secundarios molestos. Entre estas molestias como:

  • Náuseas y vómitos -en especial durante los primeros meses del embarazo
  • Hinchazón en las piernas
  • Várices en las piernas
  • Hemorroides
  • Acidez y constipación
  • Dolor de espalda
  • Cansancio y problemas para conciliar el sueño.

Si padeces uno o más de estos efectos secundarios, recuerda que no eres la única. Pídele a tu médico que te aconseje acerca de cómo manejar estos problemas comunes. Si tienes hemorragias o sientes dolor, comunícate inmediatamente con el médico, aun cuando hayas decidido interrumpir tu embarazo.

La escuela y el futuro

Algunas jóvenes planean criar a su bebé por sí mismas. En ocasiones, los abuelos u otros integrantes de la familia las ayudan. Algunas jóvenes deciden entregar a su bebé en adopción. Estas difíciles decisiones implican una gran dosis de coraje y preocupación por el bebé.

Las jóvenes que han terminado la escuela secundaria tendrán mayores oportunidades de conseguir un buen trabajo y de disfrutar una vida más exitosa. En la medida de lo posible, debes terminar la escuela secundaria ahora en lugar de intentar retomar los estudios más tarde. Pídele a tu consejero escolar o algún adulto en quien confíes que te brinden información acerca de qué programas y clases ofrece la comunidad para adolescentes embarazadas.

Algunas comunidades cuentan con grupos de apoyo especialmente dedicados a padres adolescentes. En algunas escuelas secundarias hay guarderías o algún familiar o amigo puedan ocuparse del bebé mientras estás en la escuela.

Puedes obtener más información sobre lo que ocurrirá cuando seas madre si lees libros, asistes a clases o consultas sitios de Internet confiables sobre la crianza. Tu pediatra, tus padres, los integrantes de tu familia y otros adultos pueden orientarte cuando estás embarazada y cuando te conviertes en madre.

Con información de Medline

También podría gustarte
Comentarios