La vida después del cáncer de mama

Hemera/Thinkstock

Ella se llama Beatriz Barrera y tiene 35 años. Ante la mirada de los demás es una mujer como cualquier otra que se hace cargo de sus hijos, su familia y el hogar. Sonríe y bromea a la menor provocación al grado de contagiar su alegría a quienes están cerca de ella, es por eso que nadie imagina que cada día a la par que transmite a los suyos la pasión por la vida, enfrenta una gran batalla contra el cáncer de mama.

Es una realidad que el hecho de recibir un diagnóstico desfavorable no es algo sencillo de asimilar, ante todo existe el temor a perder la vida y con ello también la preocupación de pensar en el dolor que esto puede causar a los seres queridos al transmitirles la noticia. No obstante, es imprescindible tener en mente que en la actualidad existen diversos tratamientos médicos que permiten alargar la expectativa de vida e incluso erradicar el cáncer, pero no todo se puede dejar en manos de la ciencia; la actitud y el ánimo que se imprima al tratamiento, será primordial para obtener mejores resultados.

“Para la mujer que recibe un diagnóstico de cáncer –asegura Juan W. Zinser, oncólogo del Hospital Ángeles de Pedregal-, el impacto de la noticia es muy desagradable, muchas de ellas ya se habían palpado hacía meses o años una bolita y no se habían atendido, entonces al recibir la noticia, además de impresionadas se sienten culpables por haberse negando la realidad y esto les ocasiona una gran depresión”.

El tiempo es vida y aunque aceptar lo que te sucede va a tomar días, semanas o quizá meses, considerar que mientras más pronto se inicie el camino a la terapia habrá una recuperación prometedora. En esta etapa, la presencia de los familiares y amigos, así como el apego que haya a las labores cotidianas ayudarán a mantener la mente tranquila, a encontrar al confidente ideal para compartir los sentimientos y para tener al lado una sonrisa o una palabra de aliento cuando más haga falta.

La importancia de mantener alejada a la depresión

“Una persona deprimida es menos activa, se cuida menos en todos los sentidos, de ahí que sea necesario esforzarse por tener un buen ánimo. Por ejemplo, está comprobado que todo lo que es la actividad física tiene un efecto muy positivo en la evolución del cáncer, por eso se les pide a las pacientes que caminen más de lo habitual, que realicen algún deporte que les agrade. Y es que este espíritu de vivir mejor, ayuda a evitar complicaciones de la enfermedad y le da a la paciente razones para vivir y luchar”, dice el doctor Juan W. Zinser.

Un aspecto que dará mucha seguridad, agrega el experto, es conocer a fondo el padecimiento, de qué tipo de cáncer se trata y cuáles son las alternativas terapéuticas que se utilizarán, ya que explica, no todas las pacientes son candidatas al mismo tipo de terapia.

Una oportunidad de crecimiento

Aunque de inicio el panorama puede parecer desolador, lo cierto es que en la actualidad existe una serie de tratamientos que prometen contribuir a vencer la enfermedad, a partir de una detección oportuna y de que el especialista adecuado determine la terapia adecuada para cada paciente, pues como señala la doctora Flavia Morales, oncóloga del Instituto Nacional de Cancerología (INCAN), “el cáncer de mama tiene características distintas en cada persona, dependiendo de condiciones asociadas como el tipo de cáncer y la etapa de la enfermedad”.

Después de 8 meses de una extenuante lucha contra esta enfermedad, Beatriz está muy cerca de ser dada de alta. Durante este tiempo ha recibido periódicamente quimioterapia, con las propias alteraciones que caracterizan a este tratamiento: náuseas, vómito, falta de apetito, agotamiento y caída de cabello. En su vida diaria también ha habido ajustes, sus hijos han tenido que dejar algunas de sus actividades extra escolares, porque ella no siempre está en posibilidades físicas de dar respuesta.

Hay una gran oportunidad de vivir y de recibir el tratamiento adecuado. La voluntad, esfuerzo, perseverancia y entusiasmo con que se mire hacia el futuro darán la fuerza para afrontar de manera positiva esta experiencia que, si se sabe capitalizar, dejará una serie de aprendizajes que ayudarán a convertirse en un mejor ser humano y refrendarse como una mujer valiente y valiosa.

 

Para saber más
La psicología del cáncer

Bernardo Tartakovski
Editorial Colofón

Para ver
Quédate a mi lado

Dirige Chris Columbus
Estados Unidos, 1998.

También podría gustarte

Comentarios