Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Labios perfectos

Junto con los ojos, tus labios suelen convertirse en el centro de atención de tu rostro. Y aplica para bien o para mal: de inmediato se nota cuando unos labios están resecos o, al contrario, sanos y hermosos. Por fortuna, la gran maravillaHemera/Thinkstock de esta parte de la cara es que, con el maquillaje apropiado, es posible ocultar prácticamente cualquier defecto que tengan.

Un buen comienzo

Para que tus labios siempre estén suaves, necesitan permanecer hidratados, principalmente porque es la piel más frágil de todo nuestro cuerpo.

Bebe mucha agua, protégelos con bálsamo especial para labios (de preferencia, que cuente con protector solar) y exfólialos una vez por semana. Puedes usar un producto especial para ello o aplicar, con movimientos suaves, alguna mascarilla exfoliante preparada en tu casa.

Trucos de color

Para saber cuál es el color que mejor te queda, mírate en un espejo, desmaquillada y bajo la luz natural. Observarás una versión más intensa del tono natural de tus labios, aunque la gama completa de dicho color te irá perfecto.
Como regla general:

• Los colores oscuros “adelgazan” visualmente. Contra lo que pudieras pensar, si tienes labios delgados necesitas usar tonos claros, nacarados o con partículas que reflejen la luz.

• Si la piel de tus labios es clara, prefiere los colores pastel. Si es oscura, opta por los intensos y chocolatosos.

• Los tonos naranja suelen destacar los dientes ligeramente amarillos.

• Si tu piel está bronceada, usa unBrandXPictures/Thinkstock tono más claro del que acostumbras. Aplicar tu color de siempre hará que tu piel luzca opaca.
¡Para tus labios!

¿Sabes qué te conviene aplicar en cada ocasión? ¡Aquí te lo decimos!

Lipsticks mate: son la opción más duradera. Para lograrlo, tienen menos humectantes, por lo que no están recomendados para labios muy secos.

Lipsticks satinados: te ofrecen color intenso, brillo y humectación, pero necesitas reaplicarlos constantemente.

Bálsamos: protegen la piel, sobre todo cuando hace frío. Los hay transparentes (como Labello) o con color (por ejemplo, una de las nuevas colecciones de Mary Kay).

Gloss: brindan hidratación, brillo y además, protegen del sol. Puedes usarlos solos o crear nuevos tonos si los aplicas sobre tu lipstick.

Delineadores: ayudan a definir el contorno de los labios y a prolongar la duración del lipstick. En general, entre más gruesos son, resultan más secos, pero también duran más.

4 tips para una aplicación correcta

1. Para delinear tus labios, usa un lápiz que tenga el mismo color de tu labial. Empieza con el labio superior, continúa con el inferior y posteriormente, rellena el interior.

2. Cuando uses gloss, empieza la aplicación en el centro de tus labios. Extiéndelo con un pincel o con la punta de tus dedos.

iStockphoto/Thinkstock3. En cambio, si usas lipstick, empieza por una de las esquinas de tus labios. Aplica una capa sobre tus labios, pero ten cuidado de no pasar del delineado. Después, coloca una segunda capa, pero inicia por la esquina opuesta. Procura siempre aplicar en las esquinas de ambos labios.

4. Anímate a mezclar colores y acabados. Por ejemplo, después de aplicar lipstick, añade una capa de gloss. Y lo más importante… ¡siempre sonríe!

También podría gustarte
Comentarios