Las claves de la sanación energética

Los estados de enfermedad o de salud dependen de diversos factores relacionados con el cuerpo, la mente, el espíritu y las emociones. La sanación energética es una habilidad que puedes aprender y desarrollar a través de la imposición de manos, el uso de colores, cristales y sonidos. Es una práctica terapéutica, la cual considera que además de que nuestro cuerpo se compone de un sistema bioquímico y otro físico, también tiene un sistema de energía invisible.

Recupera tu energía y alíviate
Escucha lo que tu cuerpo implora, generalmente no prestamos atención a los momentos de intranquilidad en nuestras vidas. Las expectativas que te impones o te imponen los demás pueden provocarte estrés o estados de salud crónica. Si te concretas a resolver cierta enfermedad con medicina, quizás no examinas tus hábitos y puedes desarrollar una enfermedad grave. No debes ignorar los mensajes de tu cuerpo por leves que sean tus síntomas; además de la medicina, lo que ayuda al alivio es el cambio de estilos de vida perjudiciales.

Cuida tu lenguaje para vivir mejor
Las enfermedades graves amenazan la vida, pero simbólicamente también buscan la vida y te obligan a realizar cambios positivos. Tu mente es muy poderosa y puede sujetarte a estilos de vida que te permiten sobrevivir, pero que no se relacionan con la vida que tu ser auténtico llevaría. El lenguaje que utilizas para hablar de la vida y las relaciones, te puede ofrecer pistas para comprender los niveles más profundos de tus síntomas.

Las siguientes frases describen tu grado de intranquilidad e incomodidad a nivel físico, espiritual, mental y emocional. Denotan cómo afectan ciertas cosas de la vida, así que tu lenguaje es una advertencia: “Me revuelve el estómago”, “Se me heló el corazón”, “Siento como si tuviera el mundo sobre mis hombros”, “Estoy harta, me desespera, me irrita” y “Siento que voy a estallar”.

Prepárate para sanar
El flujo de sanación es descrita como una sensación de hormigueo en las manos y otros perciben la energía que proviene de lo alto. Para comenzar, debes percibir el campo energético o aura de la persona que desea recibir la sanación, gran parte del color y energía del aura proviene de centros de energía sutil, llamados comúnmente chakras.

Los chakras saludables y los colores áuricos son como los vitrales cuando la luz los atraviesa: intensos y brillantes, cuando hay desequilibrio, tus colores pueden ser opacos, tenues o incluso, apenas visibles.

Limpia tu campo energético

1. Toma conciencia de tu respiración, tu cuerpo y tu campo de energía.

2. Imagina que tienes un cepillo pequeño, similar a un cepillo de dientes, impregnado de luz, y que limpias sistemáticamente  la primera capa de tu cuerpo con luz.

3. Permite que tus canales de energía se cierren delicadamente y duerme. Así podrás comenzar tu día con energía nueva para enfrentar la vida.

Conoce las herramientas para sanar
Colores:
• Rosa intenso: para artritis, dolor de espalda y reumatismo.
• Naranja o ámbar: para anemia y depresión.
• Amarillo dorado: para problemas digestivos.
• Azules: refrescan donde hay inflamación.
• Índigos y violetas: ayudan a los ojos y la cabeza.

Cristales:

• Ojo de tigre: favorece la creatividad y la fertilidad.
• Rubí: ayuda en los partos difíciles.
• Ámbar: para sanar los órganos reproductivos.
• Cuarzo rosa: ayuda al balance interno.
• Aguamarina: alivia los temores y sirve para quienes se dedican a los medios de comunicación.
• Diamantes: iluminan tu personalidad.
• Zafiro: fortalece la comunicación espiritual.

Sonidos:
• Música barroca: es ideal para propiciar las vibraciones sanadoras, al igual que los movimientos lentos de los conciertos de Mozart.
• Tambor: restablece los ritmos naturales.
• Sonaja: ayuda a eliminar pensamientos indeseables.
• Palo de lluvia: limpia y elimina toxinas, es especialmente útil para personas sometidas a quimioterapia.
• Triángulo y campana: también limpian y equilibran la energía.

Lectura recomendada:

Curación espiritual
Ruth White, Editorial Alamah

También podría gustarte

Comentarios