Las maravillas del aceite de almendras

Hemera/ThinkstockNutrición por dentro y por fuera
Cada 100 gramos de almendra común aportan a tu cuerpo 570 kcal, con lo que se convierte en un alimento importante para combatir el frío y obtener energía.
Además el consumo de almendras aporta vitaminas principalmente de tipo B, como tiamina, riboflavina y niacina;  minerales esenciales como zinc, hierro, calcio, magnesio, fósforo y potasio; proteínas y ácidos grasos beneficiosos.

El uso medicinal es conocido desde antaño, sobre todo es auxiliar como antiinflamatorio, ya que puede mezclarse con otros aceites vegetales para despejar la mucosidad de los tejidos. Como laxante, puede ayudar en las dolencias del sistema digestivo y como complemento proteico, pues las almendras tienen un alto contenido proteico que puede ayudar a remplazar las proteínas animales en dietas vegetarianas

Aplicaciones de belleza
Además, tradicionalmente al aceite de almendras dulces se le atribuyen propiedades beneficiosas tanto para la piel y el cabello. Una de estas aplicaciones es la de emoliente: el aceite de almendras dulces tiene la propiedad de ablandar la parte inflamada. Además de desinflamar y calmar las irritaciones cutáneas, hidrata y suaviza todo tipo de pieles. Se puede aplicar sobre estrías o lugares problemáticos. Puede mezclarse con otros aceites vegetales (aceite de rosa mosqueta) antes de aplicar directamente sobre la piel para mejorar su elasticidad y nutrición.

Es muy utilizado para realizar masajes, tanto por su propiedad antinflamatoria como por su efecto hidratante.

El aceite de almendras se recomienda especialmente en casos de sequedad, deshidratación o escamación. Puede aplicarse sobre la piel húmeda tras el baño o la ducha.

También podría gustarte

Comentarios