Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Las tarjetas: úsalas, disfrútalas y ¡cuídalas!

De acuerdo con la Comisión Nacional para la Protección

y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (CONDUSEF), las bandas organizadas de “defraudadores de plásticos” operan principalmente en restaurantes, centros comerciales y hoteles. La CONDUSEF estima que un 55% de los delitos con plástico se cometen en bares y restaurantes, 25% en centros comerciales y el resto en hoteles y centros turísticos. Los crímenes ocurren con mayor frecuencia los sábados y domingos, y en temporadas festivas y vacacionales.

Para protegerte

•  Obtén una tarjeta con seguro de protección contra fraudes, clonación, compras forzadas o extravío.

•  Recuerda que mientras el banco no haya sido notificado, el dueño de la tarjeta será responsable de los retiros, disposiciones de efectivo e intereses generados por tarjetas robadas o extraviadas.

•  Las tarjetas con mejores características de seguridad ofrecen protección retroactiva al momento del reporte. Es decir, en caso de robo, extravío o secuestro exprés, te liberarán de la obligación de pagar por los cargos del mal uso de la tarjeta 72 horas antes de la realización del reporte, o reembolsarán el dinero.

•  Para que un banco te libere de la responsabilidad de pago, necesitarás haber realizado la denuncia del robo o extravío de la tarjeta ante el Ministerio Público y presentar el documento original.

•  Otros servicios de seguridad que ofrecen algunas tarjetas de crédito bancarias son: protección de clonación, monitoreo de compras inusuales y protección al comprar por Internet.

Otros tips

•  Familiarízate con todo el procedimiento de bloqueo para cada una de tus tarjetas y los números de atención telefónica. Mantén a la mano los números de las líneas de servicio de 24 horas.

•  Utiliza llave o candado en el buzón de tu correspondencia.

•  Cuida tus identificaciones oficiales y reporta su robo o extravío.

•  Nunca confíes tu NIP ni contraseñas a nadie. Y no los dejes a la vista (olvídate de los Post-Its con contraseñas pegados al monitor). Pensarás que en tu casa no hay nadie capaz de defraudarte, pero solemos olvidar que a la casa también entran desconocidos, que pueden resultar un riesgo.

•  Revisa tu estatus con el Buró de Crédito una vez al año. Puedes suscribirte a un servicio llamado BC Informa, con el que se te enviará una alerta de correo electrónico cada vez que ocurra una modificación al reporte de crédito. Esto te permitirá reaccionar inmediatamente en caso de irregularidades. El servicio tiene un costo.

•  Tritura o destruye toda la correspondencia con tu nombre, especialmente la papelería que contiene información de las tarjetas de crédito (memoriza antes las claves de seguridad que te otorgan). Destruye con especial cuidado las tarjetas de crédito expiradas, antes de tirarlas a la basura.

•  Lleva contigo las formas que llenes equivocadamente en los bancos, para destruirlas en casa.

•  Cancela las tarjetas bancarias que no utilices.

•  Guarda tus estados de cuenta y otros documentos de identificación en un lugar accesible, pero seguro.

•  Revisa cuidadosamente tus estados de cuenta para detectar cualquier movimiento irregular.

Tácticas de robo de información e identidad

Los defraudadores se valen de muchos trucos.

•  Ningún banco ni institución financiera te llamará por teléfono para verificar tu número de cuenta, saldos o contraseñas.
No ofrezcas información aunque te digan que la requieren
para solucionar algún problema.

•  El phishing, término muy atinado que suena como “pescando”, se refiere a los correos electrónicos que simulan provenir de instituciones bancarias y que solicitan cuentas y contraseñas. Como el formato es casi idéntico al de la página Web legítima del banco, y se advierte de un posible riesgo (hemos detectado movimientos irregulares en sus cuentas), muchas personas han caído en este engaño. Recuerda que
un banco jamás enviará un mail solicitando información.
Lo indicado cuando recibes este tipo de mensajes electrónicos es borrarlos inmediatamente; no ingreses a ningún link del correo ni teclees tu información personal.
Al “entrar a la página del banco” invitarás a espías (spybots) a tu sistema.

•  Alteración de identificaciones oficiales. Si tus identificaciones caen en manos de la persona incorrecta, pueden ser utilizadas pare avalar la realización de compras o solicitud de créditos a nombre tuyo.

Características de seguridad

•  Tarjetas con chip. En cuestión de seguridad, contar con una tarjeta que tenga chip es un verdadero plus. El chip ofrece instrumentos como el de Servicio de Verificación de Dirección (AVS), que te protege de fraudes de tarjeta en transacciones a distancia, por ejemplo: compras de boletos por teléfono. Únicamente tú podrás realizar la compra, sin importar si otra persona cuenta con tu número de tarjeta.

•  Código de seguridad. Habrás notado que cuando realizas compras por teléfono con tu tarjeta de crédito, se te solicita el Código de Seguridad (las cifras pequeñas impresas al frente o reverso de la tarjeta). Esta es otra forma en que el establecimiento comprueba que quien compra, realmente tenga la tarjeta en la mano.

También podría gustarte
Comentarios