Libérate del estrés

Stockbyte/Thinkstock

Actualmente vivimos en un constante tic-tac durante las 24 cortísimas horas del día; repartimos nuestra múltiples actividades durante este tiempo y muy pocas veces tenemos instantes para consentirnos y darnos un respiro.

Dormir unas cuantas horas, ir a trabajar, atender a nuestros hijos, encargarnos de las compras, preparar la comida, lavar y planchar ropa, limpiar la casa, pasear a las mascotas… y una infinidad de cosas más, están integrando a nuestro organismo al llamado y tan temido estrés.

Algunos síntomas

Si te sientes cansada, sufres de insomnio, palpitaciones, problemas gastrointestinales, diarrea, náuseas, debilidad, irregularidad en tus ciclos menstruales, caída del cabello, falta o exceso de apetito, muchas ganas de fumar y dolor muscular sobre todo en la parte del cuello y la espalda, es muy probable que sufras de estrés.

BrandX Pictures/Jupiterimages/Thinkstock

Tipos de estrés

Este padecimiento puede impactar a nuestro cuerpo de dos formas:

Estrés emocional:
Cuando nos sentimos muy presionados por alguna situación reflejamos este síntoma en nuestro humor. Nos vemos ansiosos, inquietos, no podemos quedarnos en un solo lugar. Por lo general el estrés desemboca en emociones de angustia, tristeza, inseguridad y nerviosismo.

Estrés físico:
Repercute en nuestro organismo haciéndonos sentir muy agotados y hartos, puede manifestarse con malestares gastrointestinales ya que muchas de las emociones que vivimos a diario recaen en nuestro estómago. Los dolores musculares son muy frecuentes, así como las migrañas.

¡Acaba con el estrés!

Existen pequeños detalles que puedes modificar en tu vida diaria para terminar o reducir este terrible padecimiento:

Goodshoot/Thinkstock

1. Olvídate de las preocupaciones. Aunque suena difícil preocuparse no te llevará a resolver nada, es mejor tomar las cosas con filosofía y buscar las opciones para resolver los problemas.

2. Respira profundamente. Llevar una respiración relajada y profunda ayuda a llenar tus pulmones de una forma correcta para distribuir el oxígeno por todo tu cuerpo y así llenarte de energía.

3. La posición correcta. Si pasas mucho tiempo sentada procura hacerlo en la postura correcta, así evitarás los terribles dolores de espalda y cuello.

4. Diviértete ejercitándote. La actividad física siempre será una increíble herramienta para liberar muchas de las toxinas que atrapa nuestro cuerpo. Además fortalecerás tu sistema cardiaco.

5. Evita los malos ratos. Los corajes nunca te llevarán a ninguna solución, además que toda esa energía negativa recae en tu estómago dañándolo.

6. Busca un momento de paz. Aunque sean 5 minutos, sería increíble que dedicaras este tiempo para relajarte. Pon música tranquila, prende algunas velas y deja tu mente en blanco.

7. Duerme bien. Por lo menos 8 horas diarias para que tu sueño pueda ser reparador y no todo lo contario.

8. Una dieta saludable. Incluye ingredientes naturales en tu dieta y mucha fibra, de esta forma ayudarás a tu organismo a desechar todo lo malo y lo llenarás de lo bueno.

También podría gustarte

Comentarios