¡Lifting sin cirugía! Aumenta tus glúteos

Esta nueva técnica de lifting sin bisturí fue desarrollada en Bulgaria, precisamente porque allá las mujeres son guapas, delgadas, con glúteos caídos o casi no tienen.
La solución fue el implante de los hilos en los glúteos, técnica que se ha ido perfeccionando con los años y en la que sólo bastan de 30 a 40 minutos para volver a su lugar los glúteos que por inercia se ha venido abajo, o para que lo luzcan quienes nunca lo han tenido.

Esta nueva técnica no incapacita y es segura porque se realiza con toda la higiene necesaria en quirófano, previos exámenes preoperatorios, y con la asistencia de un anestesiólogo. Sin riesgo de infección, es menos dolorosa comparada con una intervención quirúrgica y tiene un costo más accesible.

Aún así, este método no se debe tomar como una panacea o algo milagroso, es una alternativa para las mujeres que no desean someterse a tratamientos con implantes en los glúteos.

Una buena solución que puede durar toda la vida.

Las candidatas ideales
La edad no importa. Hay jovencitas con glúteos grandes y flácidos o mujeres de más de 50 años con buen cuerpo que sólo necesitan una pequeña tensión.
El médico analiza que ellas no tengan fatigabilidad de los tejidos, es decir, cuando se jala la piel, ésta se queda y tarda en regresar a su lugar.

Si se posee plasticidad (jalas la piel y regresa nuevamente a su lugar), la intervención es adecuada.
Un glúteo muy flácido y sin poder de contracción no es un buen candidato; por el contrario, si se logra la contracción y se eleva sin deformarlo, la intervención tendrá un buen resultado.
Antes de pensar en esta alternativa hay que autoanalizarse y ver la tonicidad de la piel y las condiciones del músculo.

Si no hay nada de nada
Esas pacientes que se autocalifican como planas, sí pueden someterse a este tratamiento. El glúteo se levanta y se proyecta de dos a tres centímetros, lo que provoca una cierta fascinación. La contraindicación en estos casos es cuando se tiene una flaccidez notoria.

Los pasos
1. Todo queda en manos del doctor, quien antes de aplicar los hilos hace un marcaje en el nacimiento del pliegue del glúteo, en el punto troncal del hueso que sobresale en la cadera y dentro del pliegue, a un centímetro del cóccix.

2. Los marcajes sirven de guía para saber exactamente en dónde se introducirá la aguja curva de fabricación especial, la forma que deben seguir los hilos y la tensión exacta que se les debe dar para levantar el músculo.

3. El hilo debe ir dentro del músculo, eso permitirá el lifting que se desea.
Estos hilos son quirúrgicos y permanecerán en el cuerpo toda la vida. Han sido supervisados y aceptados por las autoridades sanitarias de todo el mundo.

También podría gustarte

Comentarios