Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Los bebés albinos

Los bebés albinos son inconfundibles, lo más evidente es su piel extremadamente blanca y sus pestañas y cejas casi transparentes; esta falta de color se debe a la carencia de melanina en su piel. Sin embargo, un niño albino puede presentar complicaciones, más allá de las físicas, que pueden retrasar su desarrollo. Aprende más acerca de ellas.

El desarrollo de un bebé albino
En general los bebés y los niños albinos gatean, caminan y hablan con un retraso de entre dos y tres meses en relación con los demás. A partir de los seis meses de edad es importante que acudan con un especialista visual para detectar si presenta carencia de pigmentación en el iris y la retina, conocido como albinismo ocular, que le provocará problemas de visión. Los niños con albinismo ocular pueden presentar estrabismo (uno de los ojos o ambos se desvían y no pueden dirigirse al mismo tiempo al mismo punto) y por lo general no pueden ver en tercera dimensión ni perciben la profundidad de los objetos.
Cuando el bebé albino crezca necesitará apoyo para resolver los problemas que se le pueda presentar en su coordinación motora, tanto fina como gruesa, por su imposibilidad de percibir el volumen y la profundidad de los objetos.
Una vez que entre a la escuela será importante que los padres hablen con los maestros para que estén al tanto del pequeño y puedan apoyar su formación.

Algunos aspectos prácticos que pueden ayudarles son:

1. Sentarlos en las primeras filas, donde puedan ver bien el pizarrón sin forzar su vista.
2. Permitirles hacer grande la letra de sus apuntes, para facilitarles la lectura.
3. Proporcionarles lupas de mano en caso de ser necesario.
En términos generales, es fundamental que la familia le dé al bebé albino la certeza de que al crecer será tan capaz como sus compañeros y de que su vida puede ser tan normal como la de los demás.

También podría gustarte
Comentarios