¡Los bras también caducan!

iStockphoto/Thinkstock

No más, no menos… ¡Los bras también caducan! aquí te decimos cuánto tiempo usarlos.

Es típico que al abrir nuestro armario juramos que no tenemos nada que ponernos -cuando en realidad una montaña de ropa está cayendo sobre nosotras- y como resultado siempre terminamos poniéndonos las mismas prendas.

Muchos dicen que parecemos retratos, pues ¡siempre nos vemos igual! y lo peor del caso es que no sólo nos pasa con la ropa que nos cubre externamente, sino también con la ropa interior.

Con los brasiers pasa algo muy chistoso, pues a veces nos aferramos tanto a uno que no nos importa que con cada movimiento la varilla se entierre en nuestra piel; nos acostumbramos a la nueva y cero sexy textura de bolitas desgastadas y tal parece que nos encantara traer los tirantes colgando…

Pero ¡cuidado! estas características pueden verse y escucharse inofensivas, cuando en realidad no lo son. A la larga pueden convertirse en un terrible problema para nuestro busto y espalda.

¡Con fecha de caducidad!

Lo más recomendable -y aunque nos cueste trabajo- es deshacernos de nuestro bra favorito después de 6 meses, pues ese es el lapso de tiempo en el que nuestro brasier nos brindará sus mejores cualidades; después de este tiempo debemos decirle ¡adiós!

 

Si te preguntas el por qué, la respuesta es fácil:

Las telas tienen cierto periodo de duración, pues con el movimiento, lavado, secado y demás, la tela se desgasta y pierde la cualidad de sostener y mantener todo en su lugar.

Cuando los tirantes dan de si, pierden la cualidad de sostener el busto. Por lo tanto producen en tu cuerpo una apariencia flácida y que nadie quiere ver, créeme. Además, son los encargados de sostener todo el peso de tu busto, así que imagina si no tienen el soporte necesario.

 

S.O.S ¿Qué hacer?

Cortesía WARNER’S

1. Literalmente, échate un clavado en el cajón de tu ropa interior y revisa cada uno de tus bras. Si ya pasaron 6 meses de su compra, tienen bolitas en la tela o los tirantes están flojos, entonces es momento de desecharlos.

 2. Para los que aún pueden permanecer en tu armario o mejor aún, son nuevos, deberás brindarles atención y resguardo especial.

3. Lo más recomendable es que los laves a mano y con jabón neutro. Olvídate de las bolsitas protectoras para la lavadora, ahí únicamente se deformarán.

4. Cuando los pongas a secar, éstos deberán ser colgados por la parte de en medio.

5. Acomódalos de tal forma que las dos copas queden a la vista, es decir, extendidos uno detrás de otro. Así evitarás que se deformen y que se les hagan las típicas estrías en la tela.

6. Cuando compres bras nuevos, asegúrate que sean de buena calidad y máxima duración, yo te recomiendo la marca WARNER’S.

Con estos pasos te será más fácil cuidar tu ropa interior, así que ¡manos a la obra!

 

También podría gustarte

Comentarios