Los hombres también pueden ser víctimas

iStockphoto/thinkstock

Cuando hablamos de maltrato emocional, damos por sentado que la víctima es una mujer, pues existe el mito de que solamente ellas pueden padecer este tipo de abuso. Sin embargo, esto no siempre es así; muchos varones sufren violencia por parte de mujeres o de otros hombres.

Selma González Serratos, Maestra de la Facultad de Psicología de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), explica que el maltrato suele ser inflingido por figuras maternas como la madre o la pareja. No obstante, también puede provenir de figuras de autoridad, como los jefes o compañeros de trabajo; e incluso de otras personas del círculo social, como amigos o familiares.

El maltrato puede tener muchas formas. Una de las más comunes es el abuso verbal, en el que la víctima es agredida constantemente con gritos, críticas o descalificaciones como: “Eres un vago”; “no puedes hacer nada bien”, “es tu culpa”, “no mereces nada” y “eres un perdedor nato”.

Este tipo de abuso muchas veces viene acompañado de chantajes y amenazas. En ocasiones los agresores atacan por todos los frentes: difaman, amenazan o inventan el conflicto. Inclusive hay personas que llegan al punto de auto inflingirse daño físico, manipulan autoridades, amenazan o molestan a familiares cercanos con el objeto de lograr sus propósitos.

El contexto social y los estereotipos tampoco ayudan. No es frecuente que un hombre exprese sus sentimientos y debilidades y le diga a alguien que está siendo maltratado. No es aceptable ver al sexo masculino llorar o quejarse. Se le ha educado para que reprima sus emociones y se comporte como ‘todo un hombrecito’ desde pequeño. Por ello cree que debe ser capaz de soportar y controlar el maltrato, si es que éste se reconoce.

Si un varón denuncia que su pareja, su jefe o un conocido lo maltrata psicológicamente, es posible que el problema aumente o que otras personas se burlen y lo tachen débil o de cobarde.

“Todo lo anterior genera una problemática que hace que la persona que sufre el maltrato tenga sentimientos de culpa que le impiden enfrentar al agresor, así mismo, le ocasiona baja autoestima, complejos de inferioridad o victimización propia”, comenta la especialista.

Además de un constante malestar y la incapacidad de enfrentarlo, la soledad que siente la víctima es una emoción común. Calla y sufre en silencio porque no se atreve a hablar sobre su situación con nadie. Su respuesta ante la violencia es aceptar el hecho con resignación o evadirse momentáneamente de la situación.

Hay otros sentimientos prevalecientes en el hombre maltratado: Vergüenza, propensión a la humillación o temor a tomar decisiones. Las víctimas de violencia psicológica pueden mostrar ansiedad permanente, depresión y descontrol emocional; dificultades para establecer vínculos interpersonales duraderos o enganchamiento en relaciones de codependencia; disminución de su capacidad intelectual y para desempeñar su trabajo, así como para asumir los cambios de vida de manera apropiada. Además, estos patrones se repiten en todos los ámbitos de su existencia.

Por último, la maestra González Serratos recomienda que para solucionar una problemática de este tipo, es necesario que quien lo experimente se decida a recurrir a ayuda profesional, pues normalmente puede ser difícil enfrentar la realidad del abuso y superar esos patrones dañinos.

Por todo lo anterior, es primordial que se enseñe a los hombres a perder la vergüenza y a alzar la voz si se encuentran inmersos en este problema. El abuso emocional se puede prevenir: con una educación que se base en valores, en la que se fomente el respeto, la dignidad y el amor a sí mismo.

También podría gustarte
Comentarios