Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Los jugos, cura natural

Los expertos han confirmado que el incremento en el consumo de fruta y de vegetales frescos tiene un impacto importante en la capacidad de resistir enfermedades. Una dieta rica en vegetales es una forma económica y práctica de mantener la buena salud, porque las frutas frescas y los vegetales contienen fotoquímicos (sustancias que las plantas producen naturalmente para protegerse contra las enfermedades y el daño de los insectos), que tienen poderosos efectos benéficos en la salud humana. Consumiendo ingredientes orgánicos evitas la contaminación química y te aseguras la máxima nutrición mientras bebes jugos, extractos o licuados.

Los jugos energéticos te ofrecen la oportunidad de beneficiarte rápidamente y sin esfuerzo. Como están hechos con ingredientes crudos, esto aporta una dosis concentrada de las vitaminas y los minerales necesarios para un óptimo desempeño físico.

Consejos básicos:
• Cambia el café, los refrescos y el té negro por jugos de fruta y de vegetales frescos recién exprimidos e infusiones de hierbas y tisanas que nutren y desintoxican tu cuerpo y también te dan energía extra.
• Recuerda saborear lo que bebes  disfruta los sabores en cada trago.
• Los jugos energéticos revitalizan y reponen el agua interior, asegurándote que el cuerpo no sólo se hidrate, sino que tenga acceso también a nutrientes esenciales en una forma que le sea fácil absorberlos y disfrutarlos.
• Los jugos frutales también te mantienen joven: estimulan la eliminación de desechos metabólicos y contienen altos niveles de antioxidantes.
• Hacer de los jugos frescos parte de tu dieta habitual es un gran paso hacia una buena salud y al aumento de energía vital.

Fotoquímicos naturales:
• Antocianinas. Son químicos antioxidantes, contenidos en las uvas rojas, moras azules, cerezas, zarzamoras y grosellas, que ayudan a prevenir la formación de coágulos sanguíneos.
• Carotenoides. Se encuentran en frutas y vegetales amarillos y anaranjados como las zanahorias, los pimientos y salsifíes. Previenen la formación de células cancerígenas.
• Cumarinas. Son sustancias que detienen la formación de tumores.
• Flavonoides. Químicos antioxidantes que inhiben el crecimiento de las células cancerígenas y pueden también ayudar a prevenir la hipertensión.
• Glucosinolatos. Apoyan la función desintoxicante del hígado.
• Isoflavinas. Ayudan a controlar el rango de crecimiento celular.
• Limonene. Es un químico desintoxicante que se encuentra en los frutos cítricos.
• Fenoles. Inhiben la producción de agentes cancerígenos.
• Inhibidores de la proteasa, ayudan a detener la expansión de células tumorosas a los tejidos contiguos.
• Saponinas. Se encuentran en productos de soya y en hierbas con propiedades antinflamatorias. Contribuyen al control del nivel de colesterol y reducen el ritmo de crecimiento de algunas células tumorosas.
• Esteroles. Incrementan la salud de las membranas celulares y protegen contra el cáncer del colon.


Reforzadores naturales de la salud:

• Zanahoria. Rica en carotenos, y una excelente fuente de fibra, se usa para tratar malestares estomacales. El beta caroteno también ayuda a prevenir el cáncer de pulmón, el cérvico y el del tracto intestinal. Además aumenta la inmunidad, por lo que resulta útil en tratamientos contra infecciones virales crónicas como el herpes simple.
• Arándano. Alivia los síntomas de las infecciones urinarias. Contiene fotoquímicos que previenen que bacterias dañinas se adhieran en las paredes de la vejiga. Tiene efectivos poderes antioxidantes que mejoran la salud cardiovascular y ayudan a prevenir el cáncer.
• Betabel. Tubérculo rico en folato, hierro y magnesio. Ayuda a aliviar todas las enfermedades crónicas, particularmente aquellas de la sangre y del sistema inmunológico. También puede auxiliar al cuerpo a combatir el cáncer.
• Uva roja. Es rica en antocianinas que reducen la formación de coágulos, disminuyen el colesterol e inhiben la formación de células cancerígenas. Favorece el buen funcionamiento del sistema circulatorio.
• Naranja y toronja. Su alto contenido de vitamina C ayuda a mantener sanas las células sanguíneas y aumenta su resistencia a las enfermedades infecciosas. También ayuda a disminuir los niveles de colesterol y a proteger el seno contra el cáncer. Debes beber el jugo inmediatamente después de que lo exprimes, pues la vitamina C se descompone rápidamente al contacto con la luz y el aire.

Té y tisanas.
Las tisanas están hechas de hojas, tallos, flores, frutas y semillas de plantas medicinales, que han sido usadas por el hombre para aumentar la salud y prevenir las enfermedades desde tiempos inmemoriales. Por ejemplo, ciertas plantas, como la menta, es un estimulante libre de cafeína, otras, como la manzanilla ayudan a la digestión y propician la calma. Algunas otras, como el tomillo, aumentan la inmunidad natural contra las infecciones y las enfermedades. Todas estas plantas son regalos de la naturaleza, son gentiles sanadoras naturales.

También podría gustarte
Comentarios