Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Los tres estilos básicos

A pesar de que los muebles y los enseres domésticos son bienes que se adquieren con miras a conservarlos por largo tiempo, las tendencias y los estilos de decoración y diseño cambian constantemente. Por ello debes tener en cuenta muchos factores a la hora de determinar qué look quieres para tu hogar. Lo mejor es empezar por establececer un estilo predominante en la decoración.

Los tres estilos básicos, de los que parten la mayoría de las tendencias actuales y que a través de los tiempos han sido los más populares, son:

Contemporáneo
Este estilo es el más común, pues suele ser muy versátil y adaptable dependiendo del gusto individual, aunque como en todo, aplican ciertos estándares que tal vez no desees transgredir, por lo que te conviene informarte en revistas especializadas antes de iniciar tu proyecto.

Dado que las tendencias varían incluso de temporada a temporada, si insistimos en ser absolutamente estrictos en cierto modelo, se corre el riesgo de quedarse algo “pasado de moda” en unos cinco años o menos. Recuerda que las páginas de las revistas pretenden proyectar una imagen ideal, pero relativamente efímera. Si deseas que tu decoración sea de estilo contemporáneo, lo mejor es que, basándote en la información adecuada (así como en un concepto bien personal), construyas tu propio espacio del que estés orgullosa y donde te sientas más a gusto, pues la inversión que hagas es en bienes duraderos. La buena noticia es que este estilo basa su diseño en la funcionalidad, en el menor desperdicio y en la mayor comodidad posible.

Últimamente, la tendencia en decoración contemporánea es la apariencia de limpieza y amplitud, simple y minimalista, con algunos pocos detalles geométricos. Los colores preferidos son el beige, el blanco y el gris, con piezas de madera en tonalidades claras. Los accesorios también se proponen en texturas y matices suaves y lisos. Los materiales deben ser sencillos y altamente combinables.

Tradicional o rústico
Este estilo de decoración es preferido por muchos, pues frecuentemente da un toque de calidez a los espacios, gracias a los recuerdos que evoca y a que hace pensar en la cercanía con la naturaleza y con la tradición. Sin embargo, este estilo también ha sufrido múltiples cambios. Mientras los patrones de cuadritos y flores se han quedado atrás, las nuevas generaciones consideran las combinaciones de colores lisos, pero vivos como el verde limón, el rojo brillante y varios matices de azul. También están muy de moda los colores terrosos como el ocre, el terracota y el verde olivo. Predominan los muebles sencillos pero sólidos, confortables y acogedores, que aparentan antigüedad gracias a la pátina de sus acabados. El hierro forjado, la madera mate y las telas de tejidos abiertos hacen excelentes combinaciones de materiales, pero pon mucha atención en no sobrecargar los espacios con complementos y accesorios innecesarios.

Conservador o clásico
Lo clásico toma como referencia el antiguo diseño europeo de la clase alta y tiende a destacar la apariencia de grandeza y opulencia. Características comunes de este estilo son la sobreornamentación y los colores oscuros o inspirados en gemas, como el verde esmeralda, el vino y el azul marino; la tapicería en piel (o imitación) es muy común. Los detalles frecuentemente son metálicos y muy pulidos, mientras que las piezas de madera generalmente son de tonos oscuros, laqueados y abrillantados. La ventaja de este estilo es que no cambia mucho con el paso de las modas, pero si no escoges las piezas con cuidado, en lugar de elegancia, puede darle a tu hogar cierto aire de antigüedad y oscuridad que seguramente no deseas. Checa en revistas y en internet, de qué manera puedes implementar este estilo decorativo con distinción, sencillez y –si te quieres ver ecléctica– tal vez con un matiz urbano que le añada cierta posmodernidad a tu espacio.

Elegir no es cosa fácil pero planear con cuidado antes de invertir en decoración, puede ahorrarte muchos dolores de cabeza. Si te inclinas por algún estilo en particular, recuerda que ya embarcada en el proyecto, no debes poner atención solamente a la sala y el comedor; lo más adecuado es completar el efecto por lo menos también en la cocina y en el o los baños.

También podría gustarte
Comentarios