Luce como nunca gracias a la naturaleza del mar


El mar no sólo significa vacaciones y diversión, ya que su combinación de sales y otros minerales tienen la capacidad de curar ciertos males y de prevenir otros, debido a sus propiedades antivirales, anticancerígenas y antibacterianas. De hecho, la talasoterapia es la práctica homeópata que trata al cuerpo con agua del mar; sus algas y fango ya han tenido estupendos resultados en las personas, empezando por los efectos relajantes. Éste no es un descubrimiento reciente. Desde la Antigua Grecia (de aquí la etimología thalassos-mar), Hipócrates, reconocido como padre de la medicina, ya tenía conocimiento sobre los diferentes beneficios del agua de mar. Estas prácticas se extendieron a Egipto, Roma y durante la Edad Media hasta refinarse en nuestros días.



Los minerales en el agua de mar


Sodio. En cantidades moderadas, previene la osteoporosis.
Magnesio. Es un tranquilizante natural que favorece el sueño. Es antidepresivo y antiestrés, ayuda a la flora intestinal y fija el calcio.
Calcio. Básico para el crecimiento y para mantener los huesos, los dientes y las uñas en buen estado.
Potasio. Regula las funciones de las células, como su regeneración –por lo que retarda el envejecimiento y ayuda a la cicatrización–, cuida el sistema circulatorio, además de que estabiliza el calcio y el magnesio del cuerpo.
Bicarbonato. Alivia dolores, comezón y quemaduras de sol.

Beneficios marinos

• Es un excelente relajante que estimula el buen dormir, la energía corporal y la actividad mental.
• Beneficia al corazón y a la circulación, porque en el agua de mar pesamos 10 veces menos, lo que le resta esfuerzo a este órgano vital.
• Recupera la tonicidad de la piel, reduce la celulitis, debido al yodo del agua y favorece la cicatrización por la regeneración de la epidermis.
• Padecimientos como reumatismos, artritis y dermatitis se logran mejorar, gracias a la desinflamación de los órganos.
• Nadar en agua de mar favorece la respiración y la eliminación de las toxinas.
• Retrasa el proceso de envejecimiento de la piel, porque se hidratan los tejidos.
• El movimiento de las olas proporciona un “hidromasaje” natural.

Frutos del mar

El mar implica millones de seres vivos que habitan en él. Además de los que conocemos comúnmente, el mar envuelve una serie de elementos que son excelentes para nuestro organismo. Algunos que resultan muy obvios, pero pocas veces los analizamos desde un punto de vista curativo, son:
Algas. Por su alto contenido de vitaminas A, B, C, E, F y K, así como de minerales, las algas previenen el cáncer, la osteoporosis y la hipertensión, se indican en tratamientos contra la obesidad y la diabetes, para reducir el colesterol y bajar de peso. Aplicadas cutáneamente, ayudan a que la piel esté más resplandeciente, ya que reafirma los tejidos. También fortalecen el folículo capilar.
Sal marina. Se utiliza como exfoliante, en mascarillas y como relajante, en baños. En la comida es mucho más sana que la sal de mesa.
Aire. Tiene efectos relajantes, aumenta las defensas del cuerpo por el yodo.
Fango. Retiene el calor y el agua por su oxigenación, sales minerales y vitaminas, por lo que resulta una muy buena mascarilla.

A pesar de todos los beneficios que tiene el mar junto con su gran variedad de productos, no olvides consultar a tu médico para evitar alergias, infecciones y otras contraindicaciones.

También podría gustarte
Comentarios