Madre y profesionista, el gran reto femenino

0

De acuerdo a la psicóloga Ángeles Aguayo: “En ocasiones ser una mujer profesionista y madre al mismo tiempo nos da la oportunidad de desempeñar mejor este último papel, pues una madre que se siente frustrada o limitada por no tener un trabajo en el que pueda desarrollar sus habilidades y potencial, transmitirá a sus hijos esa insatisfacción y afectará en forma negativa su desarrollo personal y emocional”.

¿Cómo podemos cambiar ambos papeles con éxito?

Cuando el niño es aún bebé o muy pequeño –recomienda la psicóloga Aguayo- debemos asegurarnos que esté en buenas manos mientras la madre trabaja; si es en casa, con una persona preparada en el cuidado de los niños o con un familiar que tenga experiencia en este sentido.

Si el pequeño asiste a una guardería, debemos de tener buenas referencias de ésta y saber que el personal encargado de cuidar a los pequeños es digno de nuestra confianza.

Lo anterior permitirá a la madre de familia estar tranquila durante todas las horas de trabajo y así cumplir con éste de manera eficaz.

Es muy importante que el tiempo que la madre disponga para estar con su hijo sea de calidad

Platicar con él e interesarse por lo que hizo durante el resto del día, saber cómo se siente en la escuela; no solamente reprenderlo, sino alegrarse  y felicitarlo por sus pequeños o grandes logros. En fin, crear un ambiente de cercanía que evite al niño sentirse solo o abandonado por la madre.

Asimismo, debemos evitar querer compensar con bienes materiales el tiempo que no podemos ofrecerle

Darle todo lo que nos pida para no sentirnos culpables por “dejarlo solo” hará que no aprecie el esfuerzo que hacemos por proporcionarle un buen nivel de vida, y cada vez pedirá o exigirá más y más.

Ejemplo de generación en generación

Cuando el niño esté en edad de entenderlo (tal vez desde los 4 o 5 años) debemos hacerle ver el hecho de que su madre trabaja es por el bien de ella y de toda la familia.

A las niñas les servirá como un ejemplo a seguir y a los niños les permitirá en el futuro ver como algo natural que su esposa tenga una ocupación que le permita realizarse sin descuidar a sus propios hijos.

Lo verdaderamente valioso para un hijo

1. El objetivo es que un hijo se sienta querido por su madre, un sentimiento que se percibe no tanto a través de lo que se hace sino en el cómo.

2. Los pequeños se sentirán bastante seguros si saben que cuando lleguen a necesitar a su madre siempre podrán contar con ella. Pero esto no significa estar en guardia 24 horas al día.

3. Lo que sí implica es, entre muchas cosas, contestar a todas sus preguntas o ayudarlos a buscar la respuesta si algo no saben (las mamás no son infalibles); escuchar sus problemas, captar la importancia que tienen para el niño y ayudarlo a que él –no mamá los resuelva por sí mismo.

Tambien te puede interesar