Madres que trabajan ¿culpables o inocentes?

¿Qué es lo que hace que una mujer que hasta antes de ser mamá, disfrutaba al tope de su empleo y era capaz de encontrar en él más que la pura satisfacción económica, salga cada mañana con una gran carga de culpabilidad por tener que dejar a su hijo al cuidado de terceros? Aunque las razones pueden ser muchas y muy variadas, una constante es que quienes experimentan este sentimiento llevan a cuestas la idea de que son unas malas madres por buscar su crecimiento y estabilidad emocional por encima del cuidado de sus pequeños.

Trabajando.com

Alejandra, una mujer de 35 años y directora de una importante empresa de medios de comunicación, reconoce que su empleo la hacía sentirse plena, pero ahora tras cuatro meses de incapacidad por maternidad debe volver a la oficina, la cual ha dejado de ser para ella una cantera de satisfacción: “cada noche guardo en mi mente las palabras de mi madre y de mi pareja que me repiten que debo de permanecer al lado de mi bebé, que una buena mamá sabe renunciar a todo por el bien de su hijo, y aunque yo no lo creo así, no dejan de atormentarme sus palabras”.

Por increíble que parezca, estas ideas no dejan de ser actuales, prueba de ello son los resultados que arrojó una encuesta realizada el año pasado en el portal de empleo Trabajando.com. En esta muestra participaron 3 mil personas, 54% de las cuales –mujeres que trabajan– dijeron no sentirse apoyadas ni por su empresa ni por su familia para desempeñar el rol de madre y trabajadora.

Mea culpa

Luchar por derrumbar este tipo de creencias y reconciliarse con la necesidad de continuar prosperando a nivel laboral podría parecer una tarea difícil de realizar, por lo que Nora Rodríguez, autora del libro Madres y Malabaristas, Editorial Urano advierte: “Mientras no podamos integrar como algo natural el mundo de los hijos a la vida laboral, todas sentiremos en algún momento que lo malo que les pueda pasar a nuestros hijos es sólo responsabilidad nuestra. Ser madre, trabajar y no sentirse culpable implica ser consciente de que la familia es el lugar en el que las personas aprenden a cuidar y a ser cuidadas, a confiar y a que se confíe en ellas, a nutrir a otras personas y a nutrirse de ellas”.

Es cierto que aún cuando el trabajo resulte satisfactorio, son muchas las veces en las que una madre desearía permanecer al lado de su hijo por más tiempo, pero esto ocurre siempre que se ama a una persona sin importar el lazo sanguíneo o emocional que se tenga con ella, y este deseo no impide que uno anhele crecer, convertirse en mejor persona para compartir con ese ser especial o de pensar en perseguir el éxito, sino que se transforma en una especie de tributo que se traduce en esa cálida frase de lealtad “por mí y por todos mi compañeros”.

Alejandra aún no sabe qué camino va a tomar con respecto a su decisión de trabajar o quedarse con su hijo, pero algo sí tiene bien claro y es que en la medida en que ella se encuentre bien física y emocionalmente estará más apta para ayudar a crecer en todos los sentidos a su hijo. Su tarea ahora es valorar que no se trata de renunciar a ser madre o trabajadora, ambas actividades se pueden combinar, siempre y cuando no viva ni una ni otra con culpabilidad.

¡Alto, mujeres trabajando!

No te sientas culpable, el hecho de que salgas a trabajar trae consigo grandes ventajas y no sólo las económicas, éstas son algunas:
·    Los hijos de madres que trabajan tienen menos problemas de depresión y ansiedad, en comparación con los hijos de amas de casa.
·    Los pequeños menores de tres años cuyas mamás trabajaron fueron calificados con mejor desempeño por parte de sus profesores.
·    Una madre empleada brinda a su hijo un modelo a seguir acerca del trabajo duro.

*Según un estudio publicado por la revista Psychological Bulletin, de la Asociación Psicológica de Estados Unidos, en 2010.

El sello que las distingue
Para una mujer que compagina el hogar con el desarrollo profesional, son más los puntos que tiene a su favor que por los que hay que lamentarse y pueden desarrollar muchas cualidades, entre ellas:
·    La habilidad para tomarse tiempo para reconocer sus fortalezas y debilidades.
·    Generar nuevas ideas y estrategias para resolver problemas y dificultades.
·    Son tenaces y perseverantes, además de tener determinación.

También podría gustarte
Comentarios