Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Madres vegetarianas, ¿qué te hace falta?

Para una mujer que lleva una dieta vegetariana estricta, su nuevo estado puede causarle muchas dudas y sobre todo, preocupación por no saber si cubrirá al 100 por ciento los requerimientos nutrimentales que supone el proceso de gestación, sin embargo, si éste es tu caso puedes estar tranquila, ya que no será necesario que cambies tus hábitos en este sentido.Hemera/Thinkstock

La importancia de lo que consumes

Los beneficios de que te proveas de todos los elementos necesarios, radican en que tu bebé podrá lograr un nivel de desarrollo muy importante mientras transcurre el embarazo, así lo explica la doctora Leticia de Anda, catedrática de la Facultad de Medicina de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM): “La alimentación adecuada en este periodo de la vida de una mujer es muy valiosa, ya que promete que el feto crezca sanamente, pero también contribuye a que la madre se recupere más rápido, a que no tenga pérdidas importantes de nutrientes y sobre todo, ayuda a prevenir en ambos, enfermedades que están relacionadas con las dietas deficientes como son los padecimientos cardiovasculares, la diabetes, entre otras”.

En este proceso cada uno de los nutrientes que consumas se vuelve indispensable y tu dieta debe equilibrarse de la siguiente manera: 25 a 30% de grasas, 20% de proteína y de 50 a 60% de carbohidratos. Éste es un modelo que te servirá para llevar un control de lo que consumes, más que con la idea de no subir de peso es con el objetivo de que tengas el aporte adecuado de nutrientes, así que debes ser muy cuidadosa de no permitir que esto se convierta en una obsesión para ti.

“De lo primero que se forma en el feto es el sistema nervioso, que funge como detonador de otros sistemas; al final de la sexta semana de gestación éste estará ya estructurado. En esta etapa hay que incluir en la dieta alimentos ricos en ácido fólico, ya que su carencia produce fallas en el tubo neural y es causa de defectos de nacimiento, como es el caso de la espina bífida. Cuando el tubo neural se ha cerrado continúa la formación cerebral durante el resto del embarazo”, explica la especialista.

Además, hacia la quinta semana su corazón y vasos sanguíneos empiezan a tomar forma, y poco después empieza a latir y la sangre de la placenta llevará oxígeno y nutrientes a tu pequeño para alimentarlo de tal forma que lo que comas le brindará los nutrientes necesarios, para que estas funciones se cumplan.

La doctora Leticia de Anda, agrega que una madre con una nutrición deficiente está expuesta a tener un parto prematuro, a que su hijo tenga un peso inferior al normal y adquieren ambos también, la probabilidad de enfermarse con facilidad a lo largo de su existencia.

¿Prepararse para el cambio?

Aunque es común escuchar que las personas que optan por ingerir una dieta vegetariana, están expuestas a carecer de elementos que son vitales durante el embarazo, como es el caso de las proteínas, el calcio o el hierro, es una realidad que no es necesario que se alejen de su costumbre durante este periodo, más sí indispensables que complemente las aportaciones nutrimentales diarias.
Como explica Hope Ricciotti, profesora adjunta a la Escuela Médica de Harvard y autora del libro Mamás golosas recetas para el embarazo, Editorial Norma, es necesario que las mujeres que siguen este régimen se aseguren de “comer una porción de proteína en cada comida, y de no saltar el refrigerio de la tarde o de la noche. La leche de soya es una fuente de proteína extra. Trata de consumir granos como garbanzos, y todo tipo de frijoles, al menos una vez al día. También procura comer varios tipos de lentejas, arroz y pan integrales”.

Además señala que debido a que no existen fuentes naturales de vitamina B12 para una dieta vegetariana estricta, es necesario recurrir a otro tipo de alimentos que son permitidos, como por ejemplo: Los extractos de levadura, verduras, hamburguesas vegetarianas, proteínas vegetales, leche de soya, margarinas vegetales y de girasol, y cereales para el desayuno.

No olvides que como ocurre en otros aspectos del embarazo, debes de mantener un control adecuado de tu estado de salud, acudir al médico periódicamente y realizarte todos los estudios que él considere necesarios, a fin de que pueda asegurarse de que la dieta que ahora sigues es la adecuada y cumple con todos los requerimientos necesarios para que tu periodo de gestación llegue a un final feliz.

“La perseverancias es el motor del éxito”

También podría gustarte
Comentarios