Mamá trabajadora: un gran reto

Ser mamá es una tarea difícil; y por otro lado, desarrollarse como profesionista exitosa implica constantes retos. Ahora, conjuntar ambas tareas, más otros roles que desempeñemos en nuestra familia o como pareja, pueden significar un reto abismal. Sin embargo, cada mujer lleva estas tareas de la mejor manera y aquí algunas de estas mamás multitask nos comparten sus experiencias.

iStockphoto/Thinkstock
iStockphoto/Thinkstock

Buscando el equilibrio

“El mayor reto es equilibrar las dos partes: mi hija y mi trabajo, ambas son muy importantes para mí. Por un lado, quiero pasar más tiempo con ella, verla crecer; estar presente en sus logros de cada día y educarla para que sea una buena persona, con valores y autoestima. Y por otro, está el lado profesional; me encanta mi trabajo y no podría dejar de hacerlo”, comentó Pilar.

Por su parte, Eva, quien también es profesionista, dijo: “Lo importante es darles una mejor calidad de vida en todos los aspectos: económico y emocional, así no es necesario estar con ellos para que sepan cuánto los amo. Un buen consejo que me dieron es que no deje de darles calidad, en lugar de cantidad y que los enseñe a valorar todos los momentos que pasamos juntos”.

Sentimiento de culpa

Algunas mamás describen que después de la larga jornada laboral y lidiar con el tráfico de todos los días, les es muy difícil llegar a preparar la cena o leer un cuento, pues en lo único que pueden pensar es en descansar: “Cuando tengo mucho trabajo, no puedo dedicarle tanto tiempo a mis hijos y me siento culpable de no estar con ellos”.

Hemera/Thinkstock

Sin embargo, América –también mamá trabajadora– nos comparte: “Muchas mujeres se sienten “malas madres” porque salen a ganarse la vida, pero yo no. Ser profesional siempre fue mi principal meta y creo que hubiera sido una pésima madre –amargada– si me hubiera dedicado sólo a mis hijas”.

Yo también soy importante

Además de preocuparse por cumplir con las labores de los hijos y del trabajo, las mujeres trabajadoras, deben tomar en cuenta algo muy importante: a sí mismas. Como lo comparte Paty: “Algo muy importante es no descuidarme a mí misma en todos los aspectos”.

El apoyo de la pareja o de ayuda profesional, como un psicólogo, es una gran herramienta que puede ayudarnos a salir adelante y mostrarnos el valor que debemos darnos a nosotras mismas, así nos lo compartió Pilar: “Mi psicóloga dice que me debo dar tiempo para mí, porque soy mamá, pero también soy una mujer y no debo olvidarme de eso, ni de los sueños que tenía antes de ser mamá”.

También podría gustarte

Comentarios