Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Manejo adecuado de la necedad

Para algunos, la actitud de Fernando quien se empeña en convencer a sus superiores de que es un publirrelacionista con muchas posibilidades de trascender en el medio, ya que además, cabe mencionar que él considera que es muy creativo, es una señal inequívoca de que se trata de un ejemplo claro de perseverancia. Sin embargo, sus jefes le han explicado que aquello que él supone son excelentes estrategias de comunicación son intentos fallidos que no son funcionales y le han aconsejado hacer un ejercicio de autoconocimiento para que descubra sus verdaderas cualidades, pero Fernando lo ve como una ofensa y cree con firmeza que lo que en realidad ocurre es que ellos no reconocen sus capacidades.

¿Quién tendrá la razón? Una de las características de la necedad es creer que siempre se tiene la razón y no hay espacio para escuchar los puntos de vista de los demás. Esto se complementa desde luego, con la falta de argumentos válidos para defender sus criterios, por lo que siempre supone que los demás están equivocados. Todos estos puntos distan de la perseverancia, que es el esfuerzo que se inyecta a un plan previamente construido y del que se conocen las fortalezas y debilidades.

A pesar de todo no es tan malaiStockphoto/Thinkstock

Descubrir la diferencia entre ambos conceptos es el primer paso para hacer un manejo adecuado de la necedad e incluso, como un gran mago, convertirla en un área de oportunidad y crecimiento, para que no se quede solamente en una característica negativa que nos condicione a convertirnos en un personaje incómodo para quienes nos rodean.

Explica el doctor Hans Olvera, catedrático de la Universidad Iberoamericana, que la necedad es un defecto del carácter que es difícil de erradicar en el individuo, sin embargo, afirma que cuando se canaliza adecuadamente puede convertirse en un punto a favor porque se vuelve necesaria.

“Las personas que se dedican a las ventas necesitan ser muy insistentes para poder colocar sus productos, entonces a ellas les resulta conveniente ser necios porque no se van a vencer al primer “no”, tienen la capacidad de insistir una y otra vez, es aquí donde se hayan las áreas de oportunidad para que la necedad no se convierta en un problema sino en una oportunidad”, dice el especialista.

Agrega que cuando se trata de un problema de carácter, es posible trabajar para cambiar esa actitud. Si por ejemplo, notamos que volvemos al mismo punto aún cuando ya se nos dieron razones por las cuales se actúa de determinada forma, y seguimos defendiendo una posición que no tiene ningún sentido, es evidente que estamos atrapados en ella.

Darnos cuenta de ello es aparentemente sencillo en este caso, advierte el doctor Hans Olvera

Porque no es que no estemos conscientes de que lo que se hará es correcto, sino que hay un deseo intenso de que sea nuestra voluntad la que se imponga, porque es una forma de hacerle frente a aquellas situaciones para las que no se tiene la capacidad de resolver como se proponen, de tal forma que uno defiende su punto de vista porque es la única manera que se tiene para solucionar.

En cambio, cuando esta característica es producto de la personalidad, se trata de un tema muy complicado de revertir, que requeriría para remediarse del apoyo de un especialista, pues en este caso la autoestima y otros aspectos de las emociones también se encuentran comprometidos.

La necedad no es sólo un problema que atañe a quien la vive, sino también a las personas que le rodean debido a que la convivencia se torna incluso conflictiva, por eso es importante que si ya hemos detectado que tenemos esta particularidad, nos preocupemos por cambiarla, para así poder tener relaciones más sanas y que nos aseguren que los demás toman nuestra opinión en cuenta con seriedad y respeto, y que no ocurra que en cuanto demos la media vuelta, el comentario generalizado sea de “no le hagas caso, a palabras necias…”.

“La perseverancia es el motor del éxito”.

También podría gustarte
Comentarios