Mantente bella durante tu embarazo

iStockphoto/Thinkstock
Durante el embarazo pasarás por periodos en los que de forma natural lucirás radiante, con el cabello y la piel en excelente estado, y otros en los que quizá sientas que las hormonas transforman tu apariencia. Siempre hay medidas que puedes tomar para mantener tu belleza a flote.

TU CABELLO


Continúa con el cuidado habitual. Lava tu cabello con un shampú suave y aplica después un acondicionador. Procura utilizar un tratamiento capilar una vez por semana para prevenir la resequedad.

Date masajes. Como tratamiento extra, date eventualmente un masaje en el cuero cabelludo con aceite tibio de aguacate o de oliva. Mejor aún, pídele a tu pareja que él te lo dé.

Mantén un corte cómodo. El embarazo no es el mejor momento para experimentar transformaciones radicales en tu look, lo mejor es que por ahora simplemente des forma a tu cabellera en el largo que tiene. Es probable que tu cara aumente un poco de volumen, por lo que no son recomendables las capas ni los flecos. Una cabellera lacia, a la altura de los hombros o un poco más abajo, puede crear la ilusión de un rostro más delgado. Cuando hayas dado a luz, será preferible un corte que te permita recoger tu cabello, como en una cola de caballo o una trenza francesa; esto te hará sentir cómoda, te ahorrará tiempo al peinarte.

Sé cautelosa con los procedimientos químicos. Evítalos durante los primeros meses de embarazo, pues además del posible daño al desarrollo del feto, podrías ser sensible a los químicos usados en ciertas técnicas, como las bases. Ante la duda, consulta al médico.

TU PIEL

Sigue con tu rutina de limpieza del rostro. Esta incluye: limpieza, humectación, aplicación de crema para contorno de ojos, exfoliación semanal y, si lo deseas, una mascarilla natural a la semana.

Si eres propensa al acné, opta por productos a base de agua de hamamelis. Evita los medicamentos contra el acné que contienen retinol o antibióticos, así como productos limpiadores tópicos, cosméticos y humectantes que contengan exfoliantes químicos, como el ácido salicílico. Si tienes dudas, consulta a tu médico.

Si tienes piel grasa, utiliza productos libres de aceite y no comedogénicos. Entre estos están las cremas, los bloqueadores, cosméticos y lociones limpiadoras. Limpia tus poros con exfoliantes físicos que remueven las células muertas de la piel.

Aplícate diariamente bloqueador solar y reduce tu exposición al sol. Este hábito reducirá las probabilidades de que aparezcan manchas o paño –o hará que éstas sean menos oscuras–, las cuales son más comunes en pómulos, frente, nariz y barba.
Mantente hidratada. Bebe agua de forma abundante para hidratar tu piel de adentro hacia fuera. Aplica todos los días suficiente crema humectante en todo tu cuerpo para favorecer la permanencia de la humedad en tu piel.

iStockphoto/ThinkstockEvita resecar tu piel. Date baños cortos, con agua tibia, usando un jabón suave.

Suaviza y da confort a la piel de tu vientre. Es normal que sientas picazón en el vientre; para aminorar esta sensación, aplícate cada noche una crema con manteca de cacao u otro humectante, y viste prendas de tejidos suaves y naturales, de preferencia que se ajusten por debajo de tu abdomen.

Prevén la aparición de estrías. Aunque influye el factor hereditario, ciertas acciones contribuirán a reducir la probabilidad de que aparezcan: controla tu aumento de peso, debe ser lento y gradual, para que la piel no se estire rápidamente; humecta tu piel de forma constante, en particular tu vientre y senos (una piel suave y flexible es más elástica).

Prevén la aparición de várices. La presión en las venas de la pelvis puede producir venas varicosas en las piernas y los pies. Es difícil evitarlas, pero podemos controlarlas siguiendo estos consejos: Eleva las piernas unos minutos cuando estés acostada; usa medias con un poco de soporte; camina o practica alguna actividad física durante el día.

TU ARREGLO PERSONAL

  • En cuanto a tu ropa, prefiere las líneas simples y los cortes sencillos. Los estampados añaden peso a tu figura, busca colores firmes y apóyate en los accesorios (pañoletas, joyería, bolsos, etc.). Se te verán mejor las prendas que se ajusten y den forma a tu cuerpo.
  • Procura que tu maquillaje sea natural. Esencialmente necesitas base, corrector, rizador de pestañas y labial.

Evita a toda costa:

  • Ungüentos que contengan cortisona o hidrocortisona, estos químicos podrían ser absorbidos por tu piel y afectar al bebé.
  • Medicamentos para el acné. Consulta a tu médico.
  • Durante el primer trimestre, tintes de cabello que entren en contacto con el cuero cabelludo.
  • Durante el primer trimestre, exfoliantes químicos, como los ácido alfa hidróxidos (AHA), ácido glicólico o ácido salicílico.
  • Baños de inmersión frecuentes y prolongados.
  • Productos depilatorios –como cremas– que pueden penetrar la piel.
  • Tratamientos de belleza que involucren calor, como envolturas corporales.

También podría gustarte

Comentarios