Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Masajes para tu bebé

Una de las grandes necesidades del bebé es el contacto físico, ya que ellos perciben el mundo a través de sus sentidos. El masaje es una excelente manera de ayudarlos a relajarse, si lo llevas a cabo tu bebé estará más tranquilo.

Para la mayoría de las mamás frotar suavemente el cuerpo del bebé después del baño, o mientras lo cambian es algo natural. Sin embargo, puedes dedicarle algunos minutos extras para darle un masaje a tu pequeño, ya que el contacto de tus manos con su cuerpecito le brinda enormes beneficios.

En la India existe un masaje terapéutico para los niños llamado Shantala. El obstetra francés, el Dr. Frederick Leboyer, observó a una madre masajeando a su bebé y quedó encantado con la fuerza de sus movimientos y con los efectos que estos tenían sobre el bebé, por lo que decidió llevar a cabo la técnica en occidente y bautizar toda la secuencia de movimientos con el nombre de aquella mujer: Shantala.
El Dr. Leboyer comenta que el contacto físico y emocional que se transmite durante el masaje no sólo es enriquecedor, sino necesario porque ser acariciados y masajeados es un alimento para los niños pequeños tan indispensable como la misma leche.

Los beneficios
Ayudan a disminuir los episodios de cólicos. Científicos que han estudiado a la tribu africana de los Kung observaron que sus bebés pasan cerca del 90% del tiempo pegados al cuerpo de la madre y no padecen cólicos. Por lo tanto, el contacto con tu cuerpo, a través de los masajes, le será benéfico. Brindan tranquilidad y serenidad. Después de haberpermanecido en la calidez del vientre materno tu bebé se enfrenta a un mundo lleno de sensaciones extrañas.
El masaje permite que se tranquilice y calme su llanto. Estimulan su sistema inmunológico. También propician un mejor desarrollo de su sistema nervioso y favorecen u sueño tranquilo y profundo.

El momento adecuado
Puedes masajear a tu bebé desde los primeros días de nacido. De hecho, es una terapia muy recomendable en los bebés prematuros. En cuanto a la hora, elije una en la que tu pequeño esté tranquilo para que disfrute plenamente del masaje; evita momentos en los que tenga sueño o hambre. También es importante que estés relajada y tranquila al momento de llevarlo a cabo, pues a través del tacto le transmitirías estas sensaciones a tu bebé.

Los aromas
Para acompañar este momento tan especial puedes recurrir a la aromaterapia. Los pequeños son muy receptivos a los aromas y estos tienen efectos benéficos sobre su estado de ánimo. Como dato curioso, en la India se masajea a los recién nacidos con aceite de oliva, el cual es muy nutritivo para la piel, fortalece los músculos y tendones.
Lo recomendable es utilizar aceites esenciales sólo dos o tres veces por semana. Si quieres relajarlo y que se tranquilice emplea esencias de azahar, bergamota, lavanda, manzanilla y sándalo. Para estimularlo, el eucalipto y romero son muy benéficos.

Música para ambientar
Acompañar este momento con música suave y relajante es una gran idea. Escuchar notas melodiosas aunado alcontacto físico le gustará a tu bebé. Puedes adquirir un CD con sonidos de agua o piezas de Mozart, ideales para la hora del masaje.

Cómo dar un masaje
Una vez que hayas preparado la música, aromaterapia, luz tenue, temperatura cálida en la habitación y tengas lo necesario a la mano, puedes comenzar. Pon a tu pequeño boca arriba, desnudo, sobre una toalla colocada en la cama o el cambiador. Unta tus manos con el aceite que hayas elegido y caliéntalo frotándolo entre tus manos.
Haz los movimientos de adentro hacia fuera y del centro hacia las extremidades o de abajo para arriba. Del lado izquierdo al derecho, a un ritmo lento y constante, moderando la presión de los dedos según la zona. Es importante que mientras lo masajeas lo veas y le hables.

1. Empieza por deslizar tus dedos pulgares del centro de la frente hacia los lados de la cabeza. Después pásalos por los costados del tabique nasal y hacia las sienes. Haz círculos alrededor de su boca.
2. Continua con el pecho y desliza tus manos del centro hacia los lados. Primero el izquierdo y después el derecho.
3. Sigue con sus brazos, girando al bebé de lado, sujétalo del hombro y haz movimientos (con la otra mano) hacia sus muñecas, manteniendo siempre un ritmo constante.
4. Masajea sus manos, estirando suavemente cada uno de los deditos.
5. Pon una de tus manos a la altura del estómago de tu bebé y deslízala bajando en dirección al vientre. Alterna los movimientos con una y otra mano. Después realiza suaves movimientos en dirección de las manecillas del reloj. Si tu pequeño tiene problemas de gases, este masaje le ayudará a eliminarlos.
6. Pasa a las piernas y los pies. Con la palma de la mano estirada baja de las ingles a los tobillos pasando por las rodillas. Luego toma su pierna con ambas manos y haz un movimiento como de rodillo de arriba hacia abajo. Una vez que hayas hecho esto en ambas piernas, estira suavemente cada una de ellas y luego suavemente dóblalas hacia su estómago tomándolas de los tobillos. Repite tres veces. Continua apretando un poco cada dedito de sus pies para después presionar ligeramente las plantas de los mismos con tu dedo pulgar de arriba hacia abajo.
7. Si tu bebé ya levanta la cabeza cuando está boca abajo, voltéalo con cuidado y recárgalo sobre su estómago. Dale un masaje empezando de la cabeza y bajando hacia el cóccix. Después hazlo de un costado a otro.

Tips
• Invita a tu pareja a que sea él quien le dé el masaje; así comenzarán a estrechar contactos desde ahora.
• Quítate relojes, anillos y alhajas.
• Procura que tus uñas no estén largas.
• Evita el masaje cuando tu hijo tenga calentura o infección.
• Espera media hora después de alimentarlo para comenzar con el masaje; en caso de que se haya quedado dormido es mejor dejarlo para otro momento.
• Es muy importante que estés relajada, el masaje no debe darse con prisas. Un niño se da cuenta del humor que tiene la persona con la que está.
• Puedes hacerlo por zonas en todo su cuerpo.
• Si notas que tu pequeño está inquieto o molesto, suspende el masaje.

También podría gustarte
Comentarios