Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Matrimonio con magia

La convivencia diaria suele transformar el amor de pareja, pero ello no significa que el sentimiento vaya en detrimento. Para fortalecer la relación hace falta más que buenas intenciones y soluciones mágicas. Un elemento que nunca debe de faltar es compartir los sucesos cotidianos que están relacionados con el funcionamiento del hogar o el desarrollo de los hijos, pero sobre todo es necesario hacer una inversión de tiempo de calidad en lo que se refiere a la forma en que ambos cónyuges asumen el matrimonio.
Con frecuencia se cree que el secreto para mantener vivo y en armonía el matrimonio es llevar a cabo las mismas actividades que se realizaban durante el noviazgo, como el hecho de salir juntos al cine, sorprender a la pareja con regalos o detalles. Pero el reto va más allá: hablar de tiempo para el amor incluye aprender a descubrir aquellos elementos que los conducirán a una relación madura, trascendente y perdurable.

El compromiso
Compromiso puede ser una palabra que asusta a muchas personas, pero hay que recalcar que no es una carga, sino una decisión propia que se puso de manifiesto al momento de contraer matrimonio y que, en teoría, fue tomada con la certeza de que la pareja es con quien se desea compartir una vida entera. Respetar y cuidar de la pareja es una de las bases de la convivencia, le damos un lugar prioritario y es con quien tenemos un compromiso mayor. Esto no quiere decir que poseemos la exclusividad sobre el otro.
Asumir el compromiso significa aceptar al otro tal y como es. Es una realidad que cuando un hombre y una mujer están en la etapa del noviazgo, cada uno por su parte trata de sacar lo mejor de sí mismo, pero no hay que olvidar que todo ser humano es imperfecto y que con el paso del tiempo los defectos se pondrán de manifiesto. Pero es aquí donde el amor y la comprensión deben de hacerse presentes para aceptar a la pareja tal y como es, de la misma forma en que él también lo hará.

La intimidad
La intimidad se refiere a cuánto de mí le revelo a mi pareja. Es abrirse hacia el interior; es la capacidad de autorrevelarse desde los aspectos más íntimos, y con ello no me refiero a la sexualidad, sino a esa libertad de hablar con el otro sobre lo que nos hace sentir felices, tristes, inseguras o vulnerables. La intimidad consiste en hacer una autodivulgación que va a permitir que, paulatinamente, mi pareja responda de la misma forma y revele también su interior.

La pasión
Este sentimiento es una expresión del amor sexual y afectivo que ciertamente cambia con el tiempo, pero que también se consolida y se vuelve más profundo a través de la cercanía que se ha vivido mediante la convivencia. Entonces, se convierte en una oportunidad para que ambos se manifiesten en un ambiente de confianza y comprensión, pues existe la certeza de que tanto tu como tu pareja no sólo comparten los momentos de intimidad sexual, sino también una vida en común que han construido con bases sólidas.

Fortalezca lazos
Regálate la oportunidad de compartir una tarde con tu pareja para hacer una reflexión sobre su vida juntos, y analizar los aciertos y los errores que han tenido. Ten presente que siempre es un buen momento para hacer cambios en la fórmula y enriquecer su relación.
Uno de los errores que con frecuencia se cometen en una vida en común es el manejo inadecuado de los límites. Hay que determinar qué está permitido y qué no; esto incluye desde cosas sencillas y cotidianas, como el hecho de mantener en orden el hogar, hasta asuntos tan delicados como el manejo de la economía y las reglas que deberán prevalecer. Poner límites depende de los niveles de intimidad que tenga la pareja: mientras menos amplios son, menos confianza existe para decir qué es lo que les molesta o cómo pueden mejorar.
Por eso es importante que se comuniquen adecuadamente, esto es, con claridad, sin partir de supuestos o de dar por hecho cosas que pensamos que el otro quería decir. Si en algo quedó una duda o un hueco de información, hay que preguntar y dialogar hasta dejar todo muy transparente.

Tiempo para el amor
Si bien la oportunidad para dedicar tiempo a la pareja puede darse al tomar un café o al compartir una actividad que ambos disfruten, también es necesario canalizarlo para dar un buen trabajo de mantenimiento que reafirme su amor, su estabilidad emocional y las metas que juntos planearon. En la medida en que se sientan satisfechos y plenos, podrán transmitir a sus hijos, a través de su ejemplo, valores como la comunicación, la comprensión, el amor y la tolerancia. ¡Qué mejor manera de aprovechar el tiempo!

También podría gustarte
Comentarios