Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Mente ocupada, alegría garantizada

Las ciencias de la salud reúnen un conjunto de conocimientos que tienden a conservar y devolver la mayor calidad de vida posible a personas que, por diversas razones, puedan haberla perdido. Dentro de estas ciencias existe un abanico de posibilidades capaces de ofrecer alternativas importantes en el cuidado y preservación de la salud, cuando el tratamiento no depende de medicamentos o cirugías.

La terapia ocupacional se encuentra entre estas opciones, y al referirnos a ella, hablamos de la disciplina que aborda la salud desde el aspecto físico, psicológico y/o social; que permite a los individuos puedan llevar a cabo actividades que valoran, necesitan o desean hacer y que tienen un significado y un propósito para ellos.

“Este tipo de tratamiento no consiste en mandar al paciente a hacer algo con el fin de distraerse y de esta forma no pensar en sus problemas”, afirma el catedrático de la carrera de psicología de la Facultad de Estudios Superiores de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), plantel Zaragoza, maestro Sergio Ochoa Álvarez.

A decir del maestro Ochoa, este tipo de terapia tiene como propósito: “diseñar un plan para encontrar un valor en lo que realizan, es decir, involucrarse, buscar elementos motivantes y no simplemente cumplir con la acción dirigida a conseguir una meta”.

Además, puede aplicarse en diferentes campos como en la rehabilitación física, psicológica, la estimulación de personas con discapacidad, en tareas laborales, en recuperación de adicciones, cuidado personal, e incluso en aspectos de recreación, entre otros.

Para la doctora Cristina Bolaños, directora del Instituto de terapia ocupacional, su aplicación: “permite que quien la pone en práctica experimente un gozo y un disfrute que tiene como consecuencia mantenerse activo, interesado en uno mismo y por ende, un buen estado de salud”.

“El beneficio que lleva su aplicación es muy alto, porque concede la posibilidad de ser independiente, el reintegrarse a sus actividades de manera más fácil; y le permite una mejor integración e interacción con los demás lo que da como resultado una adecuación de su ambiente”, afirma la doctora Bolaños.

El éxito que pueda tener depende del grado de creatividad que se tenga en la búsqueda de las actividades apropiadas para este proceso terapéutico, evaluando cuáles son los trabajos que mejor se adaptan a los intereses del paciente; incluso es él mismo quien en ocasiones realiza su aportación al sugerir aquello que le gustaría hacer.

La terapia ocupacional puede ser aplicada en cualquier rango de edad, desde niños prematuros hasta adultos mayores, es aplicable en cualquier ciclo de la vida y en cualquier ámbito de la salud.

Generalmente para que un paciente acuda es a través de algún especialista (oncólogo, psicólogo, pediatra, ortopedista, etc., según sea el caso) y el terapeuta ocupacional puede realizar su labor a nivel clínico o de consultor, este último en mancuerna con el especialista.

Poco a poco este tipo de tratamiento va ganando más terreno en nuestro país en cuanto a abarcar más campos de rehabilitación y no solamente en el aspecto físico, que actualmente es el área donde más desarrollo tiene.

La terapia ocupacional es un recurso más a la disposición de nuestra salud, siempre y cuando esté bien encauzada; la clave está en acudir con un especialista para que sea nuestro guía y así enfocarnos con motivación y pasión a nuestras actividades, lo que permitirá mantenernos en un estado de salud pleno.

También podría gustarte
Comentarios