Un portal realizado por y para mujeres con temas de moda, belleza, sexualidad, pareja, embarazo, hogar, trivias, consejos y mucho más

Mentiras vs. honestidad

Los niños comprenden que no deben mentir y reaccionan emocionalmente cuando son engañados. A los 6 años comprenden el valor moral de la verdad y logran interiorizarlo. Si tú desde pequeños los enseñas a decir la verdad podrán establecer relaciones interpersonales positivas y aumentarán la confianza que otros depositen en ellos.

El manejarse como personitas sinceras les ayudará a vivir en más contacto con la realidad, a establecer una identidad personal más sólida, aumentará su autoestima y la confianza en sí mismos. El manejo de este valor es la base para la adquisición de otros valores como la lealtad, la justicia, el respeto y la honradez.

Mentiras vs. honestidad
Jupiterimages/BananaStock/Thinkstock

Enséñales que ser sinceros es cuando no hablamos mal de los amigos a sus espaldas, es no decir mentiras, es no aparentar ser algo que no somos

Cuando un adulto se sincera con un niño, él como respuesta se sincerará ante él y se establecerá un fuerte lazo de unión con ese adulto. Cuando tu hijo mienta o no se muestre sincero, primero entérate que lo hizo comportarse así, corrígelo en un clima afectivo y no emitas juicios de valor con respecto a él, sino a su conducta.

Para convertir la sinceridad en un hábito, refuerza con aprobación y alabanza cuando diga la verdad. Si falla, no lo hagas sentir culpable, ya que los sentimientos negativos pueden interferir en su equilibrio emocional y no olvides que la sinceridad promueve la convivencia en un entorno justo y de libertad.

También podría gustarte
Comentarios