Mercadotecnia de la pareja

0

 

No bastan las mejores intenciones para que tu relación sea para  siempre. Después de un flechazo, tienes que sentarte con tu pareja para definir los objetivos, metas, responsabilidades y distribución de placeres.
Es necesario que conozcan sus debilidades y fortalezas, para que no se escape de sus manos lo que en mercadotecnia se le llamaría “el producto más valioso de tu vida”. Una vez que te enamoras, según los autores de “Marketing de pareja”, debes fijar pautas de trabajo para establecer todos los momentos de comunicación y la distribución de las tareas del hogar. También es muy importante analizar el DAFO (Dificultades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades).

Tú y yo somos uno mismo

En términos de mercadotecnia, la pareja se debe basar en las técnicas más eficaces de la empresa, pero inspiradas en el sentido común de la convivencia. Una pareja no es la simple suma de 1+1. Para mejorarla, hay que tratarla como un solo producto, aunque esté formada por dos individuos. Cuando dos personas deciden unirse, existe un rito que marca un compromiso que trasciende a los dos.

Analiza el DAFO
Como cualquier empresa, la pareja no sólo es fruto del entusiasmo, con el tiempo se debe aprender a planificar, fijar prioridades y rectificar el rumbo. Analizar el DAFO de la relación permite que refuercen sus lazos tanto de amor, como de pasión y cariño.
La pareja es la empresa en común, la relación es el producto y los “clientes” o “socios” son sus componentes. Si en  una empresa no se define el producto a vender, no se tiene nada que ofrecer al cliente y lo mismo sucede en el amor.
Si tú estás con alguien simplemente por atracción, tendrán poco futuro; por esta razón hay muchos divorcios y fracasos, ya que no hay objetivos de vida en común. Sean muy sinceros en el ejercicio de DAFO, primero ve cómo eres tú respecto a tu pareja; segundo, cómo crees que es tu pareja; y tercero, cómo es tu pareja.
– Evalúa las dificultades: son las debilidades o elementos internos a la pareja que pueden mejorarse. Por ejemplo, algo tan absurdo como “dejar aplastada la pasta de dientes”, que podría convertirse en un calvario para una relación.
– Descubre las amenazas: son los elementos externos o ajenos a la pareja que pueden convertirse en una amenaza para tu relación amorosa: amistades, ambientes, compromisos ajenos. Se descubren cuando logran comunicarse fluida y sinceramente. Si se deja pasar el tiempo y no se dan cuenta de que algo o algún  tercero afecta su relación, la amenaza puede convertirse en una separación.
– Detecta las fortalezas: constituyen los elementos internos de la pareja que harán más fuerte su producto o relación. Por ejemplo: qué tanto se quieren, qué tanto hablan o qué tanto comparten sus aficiones y amistades. Al detectar sus fortalezas, será más fácil que generen nuevas oportunidades para que conviertan su relación en “un mejor producto” o “producto estrella”.
– Atrae las oportunidades: una vez que detectas las debilidades, debes convertirlas en oportunidades para que tu relación mejore. Pueden existir oportunidades sin necesidad de que las busques, sólo debes tener la cabeza centrada y ser sensible

Las 4 reglas
Las técnicas de la mercadotecnia son eficaces para que conviertas tu relación de pareja en un “producto estrella”. Los cuatro pilares del marketing de producto que puedes trasladar a tu vida en pareja son:

1. La misión: ¿qué quieren como pareja? Definan principios y objetivos: si tu pareja es importante, la familia que habrás de formar será la obra más valiosa de tu vida. Por eso, toma en cuenta que tu pareja es tu propia empresa y para triunfar en el mundo empresarial no sólo basta con quererlo, tienes que definir prioridades y saber qué es lo que te aportará mayor satisfacción y felicidad.

2. El producto, la pareja estrella: es la pareja saludable que piensa que merece la pena luchar por ella día a día. No existe fórmula alguna, tan sólo piensen en ello y descubrirán si los objetivos que se han marcado son los correctos y si los conflictos que están por resolver merecen la pena. Se trata de la relación, no puedes maltratar a tu producto, socio o empresa.
a) Tu pareja, al igual que cualquier buen producto, tiene sus propias DAFO, es decir, Debilidades, Amenazas, Fortalezas y Oportunidades que debes analizar con cuidado; aplícalas a tu relación.
b) La pareja es la relación estrella que transciende a la suma de lo que los dos aportan a una relación: casas, hijos, aficiones, amigos, posesiones…
c) Un producto con una mala distribución nace muerto. Del mismo modo, una relación de pareja tiene que fundamentarse en una adecuada distribución de prioridades.

3. Comunicación: desarróllenla en pareja. Pongan atención a la comunicación, tanto interna, entre los miembros de la pareja; como externa, la imagen que dan ante los hijos, la familia y las amistades. Se deben establecer momentos para la comunicación, como una especie de agenda para hablar. Pueden recurrir a la imaginación de pareja, hay que obligarse a hablar todos los días. También es importante “la comunicación externa”, es decir, cómo los ven los demás. La pareja, para mantenerse unida, tiene que dar una imagen única de marca. La pareja es una unión de voluntades, con objetivos +   comunes y así deben manifestarlo en su entorno.

4. Distribución: es importante que establezcan una adecuada distribución del tiempo, el espacio, las prioridades, así como una buena política de contrapartidas. Esto significa la distribución equitativa de derechos y deberes.

23 llaves emocionales
1. Generen un espacio único para agradar al otro.
La pareja es el “socio”, al que hay que tener contento
y con quien hay que aprender a negociar.
2. Produzcan las condiciones necesarias para que la pareja tenga vida propia.
3. Distribuyan su tiempo en común y establezcan un
plan para estar juntos a menudo.
4. Disfruten los deberes. En una empresa, si no lo haces, otra persona lo tendrá que hacer por ti y probablemente te despedirían.
5. Dense un beso matutino y otro nocturno, no olviden besar a su pareja para darle los buenos días o las buenas noches.
6. Piensen en los demás. Como en una empresa, no viven ni trabajan solos, su ritmo debe adaptarse al de otras personas como la familia, los hijos y los amigos.
7. Cuiden su aspecto físico, sobre todo al pasar los años. Vigilen sus olores, su figura, la higiene, etc.
8. Aplaudan todos sus logros, valoren todo lo que hace la otra persona por la relación. Aprécienlo y agradézcanlo de forma verbal, con detalles de reconocimiento.
9. Desarrollen y acuerden un plan de comunicación interna. Hablen de lo que sea, siempre manténganse al corriente de sus logros y preocupaciones.
10. Eviten la violencia y los insultos. En una empresa esto no tiene cabida.
11. No se acuesten sin  haberse pedido perdón: equivocarse es de humanos y hacerse daño también, comuníquense el dolor que sienten.
12. No mientan, ya que se arriesgan a perderse la confianza.
13. Hagan a un lado los espacios muertos. Por ejemplo, dejen a un lado la televisión que puede robarles una buena conversación; tomen un café, un té o una cerveza en casa, para un momento más íntimo.
14. Paseen juntos como si tuvieran todo el tiempo del mundo. Den un paseo sorpresa después de trabajar o del desayuno del fin de semana.
15. Identifiquen que regularmente con quien menos hablan es con quien deberían tener más relación, con la persona o personas más importantes de su vida, observen que su lista de actividades está tan llena que no les da tiempo de compartir.
16. Desconéctense de la rutina y el trabajo. Celebren lo que sea, incluso que son una pareja, sobre todo si lo que desean es seguir unidos.
17. Recuérdense uno al otro que existen, en medio de cualquier actividad, basta una llamada telefónica, un e-mail, un buzón de voz.
18. Hagan un viaje anual, salgan a un lugar agradable para estar juntos y poder renovar su amor.
19. Reduzcan las noches fuera del hogar y si hay viajes de trabajo, procuren hacerse compañía siempre que sea posible.
20. Inviertan su tiempo lo más que puedan en casa, organicen mejor los desayunos y las cenas de trabajo.
21. Identifiquen la mayoría de las aficiones de su pareja y compártanlas. Tu pareja también puede llevar a cabo actividades que te gusten.
22. Apaguen el teléfono celular o pongan el buzón cuando estén en momentos de charla íntima y no den importancia a las llamadas inoportunas.
23. Compartan de  forma equitativa el trabajo doméstico. En ninguna oficina permitirían que un departamento se llenara de trabajo hasta el tope, mientras otros ven la televisión. Existen algunas parejas por las que vale la pena luchar, para convertirlas en el producto estrella de toda una vida; otras, es mejor “sacarlas del mercado”. En cualquier caso, un poco o un mucho de buena mercadotecnia con tu pareja no puede hacer daño, ya que puedes convertirla en la mejor obra de tu vida.

Tambien te puede interesar


  • Tambien te puede interesar